miércoles, 15 de enero de 2014

UN FÁRMACO RETRASA LA METÁSTASIS ÓSEA EN CÁNCER DE PRÓSTATA

Fuente: miradaprofesional.com

Un ensayo clínico internacional ha encontrado que el tratamiento con denosumab, un medicamento que inhibe la descomposición natural de los huesos, puede retrasar el desarrollo de metástasis ósea en hombres con cáncer de próstata. El estudio, que se publica en The Lancet, es el primero que demuestra que este medicamento es capaz de reducir con éxito la metástasis ósea en estos pacientes y apoya la importancia de seleccionar el microambiente óseo como diana para evitar la propagación de los tumores de próstata.

«Los pacientes con cáncer de próstata que desarrollan metástasis óseas por lo general tienen peores resultados terapéuticos, por lo que la prevención del desarrollo de metástasis óseas ha sido y es unos de los grandes retos en el manejo clínicos de estas personas» explica Matthew Smith, del Hospital General de Massachssets (EE.UU.), y autor principal del trabajo. «Esta primera demostración de que un tratamiento puede alcanzar ese objetivo supone un logro importante que debe conducir a diseñar mejores estrategias de tratamiento».

El hueso es el sitio más habitual -en algunos pacientes el único- en el que se producen metástasis en pacientes con cáncer de próstata. Esto causa mucho dolor y puede producir fracturas y la necesidad de cirugía o radioterapia. Casi todos los hombres que fallecen por cáncer de próstata tienen metástasis en los huesos.

Proteína clave

Investigaciones previas habían sugerido que el desarrollo de metástasis implicaba interacciones entre los factores de crecimiento secretados por el tumor y el proceso normal por el cual el tejido óseo se rompe y se reconstruye. Los estudios en animales han mostrado que la inhibición de los osteoclastos -las células que causan la resorción ósea- puede evitar la metástasis y que la expresión en las células cancerosas de una proteína de señalización llamada RANKL, que activa los osteoclastos, pueden preparar el microambiente óseo para la propagación del tumor.

Denosumab es un anticuerpo monoclonal dirigido contra RANKL y está aprobado en EE.UU. y en Europa para su uso como tratamiento de la osteoporosis y la prevención de fracturas en pacientes con metástasis óseas de tumores sólidos. Denosumab está comercializado por Amgen, compañía que ha patrocinado el estudio. En España, Prolia® (denosumab) está aprobado para el tratamiento de la osteoporosis posmenopáusica en mujeres con riesgo aumentado de sufrir fracturas, y para el tratamiento de la pérdida ósea asociada a la supresión hormonal en hombres con cáncer de próstata con riesgo elevado de sufrir fracturas.

El estudio actual ha analizo a 1.432 participantes en 319 centros en 30 países -todos los pacientes padecían cáncer de próstata cuyos tumores habían dejado de responder a la terapia de privación de andrógenos y estaban libres de metástasis, aunque el aumento de los niveles de PSA indicaba que tenían riesgo de sufrir metástasis.

Pruebas de imagen

Los participantes fueron asignados aleatoriamente para recibir una inyección de denosumab o un placebo cada cuatro semanas. Durante el periodo de estudio de dos años, los pacientes fueron examinados -incluyendo una gammagrafía ósea- cada cuatro meses, y con una prueba de rayos X del esqueleto realizada anualmente.

Si una gammagrafía ósea mostraba la presencia de metástasis se confirmaba posteriormente con técnicas de imagen (rayos X, tomografía computarizada o resonancia magnética). Después de dicha confirmación, el tratamiento del estudio se suspendía, ya que hay otras terapias aprobadas para el tratamiento de cáncer de próstata metastático.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Haga su comentario aquí. El mismo será publicado pero no podrá ser respondido

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.