domingo, 11 de diciembre de 2011

AUDITORIA DESCUBRE ANOMALÍAS EN LA CCSS AL COMPRAR ASPIRINAS

La Auditoría Interna de la CCSS halló una serie de “deficiencias e irregularidades” en compras urgentes de aspirinas hechas entre el 2010 y este año por la Gerencia de Logística, despacho que estuvo dirigido hasta hace dos meses por Ubaldo Carrillo.
Se trata del primero de varios informes de relación de hechos sobre supuestas anomalías en las adquisiciones de medicamentos que hace la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS).

En su informe, los fiscalizadores señalan que para comprar el ácido acetilsalicílico de 100 miligramos (aspirina) se incumplieron requisitos técnicos y plazos en siete procesos de contratación, de los cuales cuatro fueron infructuosos y los tres restantes sí se concretaron.
En uno de estos últimos, el más cuestionado por la Auditoría, la Caja pagó ¢27 millones por dos fletes aéreos para obtener las aspirinas de forma urgente desde India, pero el fármaco llegó meses después.
Ese contrato se le otorgó a la farmacéutica Alpha Pharma Internacional S. A. para la compra de 365.000 aspirinas por un monto de casi ¢80 millones.
En ese mismo proceso hay cuestionamientos sobre por qué en los expedientes no constan cotizaciones y estudios de mercado de precios, labor que correspondía a Hans Vindas Céspedes, gestor de medicamentos que se encuentra suspendido desde setiembre a raíz de las indagaciones.
Pero no solo Vindas es señalado por los auditores, pues también hay dudas sobre el proceder del exgerente Carrillo –ahora en Pensiones– y de varios de sus entonces subalternos: Eithel Corea Baltodano, director de Aprovisionamiento de Bienes y Servicios; Jorge Arturo González, jefe del Área de Gestión de Medicamentos –superior inmediato de Vindas– , y Gerardo Rodríguez Retana, jefe adjunto del Área de Medicamentos.
El informe fue remitido varias semanas atrás a los nuevos gerentes de Logística y Pensiones, Dinorah Garro y José Luis Quesada, respectivamente, y a la Junta Directiva de la Caja para “establecer las eventuales responsabilidades administrativas, civiles o de otra índole” , señala el documento.
Ayer, Garro informó de que hace solo una semana el documento fue reenviado al Centro para la Instrucción de Procedimientos Administrativos (CIPA), oficina que decidirá conformar un órgano de investigación para determinar si caben sanciones.
El análisis de la Auditoría sobre las compras urgentes de medicamentos se dio luego de que en setiembre anterior La Nación informó de que el gestor de medicamentos Hans Vindas compraba fármacos a una empresa ligada a su madre, quien a su vez estaba vinculada a los representantes de Alpha Pharma, específicamente al indio Murali Krishna Bheemireddy.
Ayer trascendió que a Vindas se le amplió la suspensión laboral hasta el 5 de enero.
Otras compras. Las críticas de la Auditoría a las compras urgentes cedidas a Alpha Pharma, se repiten en otros procesos de adquisición.
En una de abril de este año, la Caja le dio el contrato a la farmacéutica india pese a que “la Administración conocía” –dice el informe– que la compañía no contaba con permisos de importación de parte del Ministerio de Salud, “lo cual generó un agravamiento del desabasto ya existente”.
Al respecto, Dinorah Garro dijo que analizan todas las compras urgentes. En el caso de la Auditoría, el estudio es el primero en su tipo, pues debe analizar al menos otros 60 expedientes que secuestró en el mes de setiembre en Logística.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Haga su comentario aquí. El mismo será publicado pero no podrá ser respondido

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.