lunes, 1 de agosto de 2011

MÁS MADERA SOBRE LA INDUSTRIA FARMACÉUTICA

Fuente: farmaindustria.es

ANÁLISIS DE LOS NUEVOS RECORTES DECRETADOS EN FARMACIA Y LOS EFECTOS DE LA PRESCRIPCIÓN POR PRINCIPIO ACTIVO

El autor critica que no se hayan tenido en cuenta los impactos sobre la industria y las inversiones en I+D que tendrán los nuevos recortes en farmacia anunciados por Sanidad la semana pasada ni los efectos sobre la adherencia al tratamiento que generará la nueva política de prescripción obligatoria por principio activo. Además, cuestiona la utilidad y la vía por la que se han adoptado estas medidas, así como el ahorro real que aportarán.

Las medidas anunciadas el pasado jueves por el Gobierno y consensuadas en el Consejo Interterritorial con los consejeros de Sanidad de todas las comunidades autónomas persiguen, según el comunicado oficial, la obligatoriedad de prescripción de los médicos por principio activo (y no por marca), cambios en el modelo de los precios de referencia y una bajada del 15 por ciento del precio de los medicamentos que lleven más de 10 años en el mercado y no tengan genéricos.

Algunas reflexiones de urgencia sobre estas medidas son:

- Primera: todo esto se enmarca en la contención del gasto sanitario. Responde a la necesidad de tomar medidas de impacto rápido sobre el gasto sanitario, puesto que todas las comunidades autónomas han bajado su presupuesto en sanidad para el año 2011. Primera cuestión debatible: no se discute la necesidad de bajar el gasto público, pero hay que analizar bien en qué partidas se baja. En España el gasto de sanidad no es alto en relación con países de nuestro entorno y una cosa es contener el avance del gasto y otra tomar medidas de reducción significativa del gasto en un solo año, sin modificar la cartera de servicios.

- Segunda: se actúa sobre un gasto como el farmacéutico, sobre el que ya se habían tomado medidas enérgicas el año pasado, a través de los Reales Decretos Leyes 4/2010 y 8/2010, lo que ha hecho que el gasto en medicamentos esté bajando ya un 10 por ciento en los últimos tiempos.

- Tercera: no es un avance hacia una gobernanza madura del sistema. En un sector tan complejo como el sanitario es difícil de entender una toma de decisión por parte de los gobiernos sin diálogo previo con los actores del sector, máxime en un ámbito como el de la industria farmacéutica que estaba elaborando conjuntamente con el Gobierno de la Nación un Plan Sectorial, precisamente para establecer un marco regulatorio estable y predecible, tan necesario en un sector de ciclo largo como es el del medicamento.

- Cuarta: se actúa sobre unas empresas a las que, por incumplimiento de la Ley de Morosidad, el sistema sanitario ya adeuda más de 5.400 millones de euros, lo cual cuestiona muchas veces su viabilidad.

- Quinta: las medidas impactan notablemente sobre un sector innovador, como es el farmacéutico, precisamente en un momento de necesidad de cambio en el modelo productivo en España para orientarlo hacia la innovación.

- Sexta: parece que el grueso de las medidas de contención del gasto en sanidad se toman sobre los medicamentos de uso ambulatorio y vía precios, cuando los precios son ya en España de los más bajos de Europa. Se echan en falta medidas sobre la demanda y sobre otras partidas del gasto sanitario.

- Séptima: habrá que ver los efectos de la obligatoriedad de la prescripción por principio activo, sobre el gasto y sobre la adherencia a los tratamientos. Lo primero que hay que decir es que esta obligatoriedad, hasta dónde sabemos, no está establecida en ninguno de los grandes países de Europa.

No es muy arriesgado vislumbrar cuáles pueden ser los efectos de estas medidas: en primer lugar, pérdida de empleos en el sector farmacéutico; en segundo lugar, reducción del esfuerzo en I+D de la industria farmacéutica, tanto nacional como multinacional, y en tercer lugar, menores ingresos para toda la cadena de valor del medicamento (fabricantes, distribuidores y oficinas de farmacia). Es evidente que, en el actual contexto económico, los gobiernos deben tomar medidas de contención del gasto sanitario. Nadie puede discutir eso. Y que los agentes del sector deben ser conscientes del momento económico en que estamos. Pero ni todas las medidas son válidas, ni cualquier forma de toma de decisión es coherente con la necesaria gobernanza compleja en un sector como el sanitario.

Ignacio Riesgo, director de Sanidad del Área de Sanidad de Priceaterhouse Coopers

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Haga su comentario aquí. El mismo será publicado pero no podrá ser respondido

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.