viernes, 29 de julio de 2011

ESPAÑA: "LAS MEDIDAS ADOPTADAS POR EL INTERTERRITORIAL PROVOCARÁN UNA GUERRA ENTRE GENÉRICOS Y MARCAS"

  Fuente: elglobal.net
daniel leguinaLa decisión adoptada la pasada semana por el Ministerio de Sanidad, por la que los médicos, a partir de ahora, deberán prescribir por principio activo (PPA) en lugar de hacerlo por marca ha levantado ampollas en el seno de Farmaindustria, patronal de la industria innovadora española del medicamento. La medida aprobada por la titular de Sanidad, Leire Pajín, y las comunidades autónomas en el último Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, obliga a las farmacias a dispensar el medicamento más barato de cada conjunto y proporcionará un ahorro de unos 2.400 millones de euros anuales en el gasto farmacéutico, según cálculos del ministerio. Una cuantía que alcanzaría los 5.000 millones si se suman los decretazos de 2010.


Pero en Farmaindustria no están en absoluto de acuerdo con la maniobra de Pajín. A este respecto, Humberto Arnés, director general de la patronal, criticó con dureza la iniciativa ministerial y mostró su "sorpresa y consternación", porque al ir de la mano del Gobierno en el marco del Plan Sectorial recientemente aprobado, en un clima de diálogo y consenso, en la patronal no esperaban "algunas de las medidas anunciadas".


Arnés consideró "inadmisible" que los facultativos se vean obligados a recetar medicamentos por principio activo en lugar de la marca comercial, algo que solamente ocurrirá "en España y Rumanía". Según el dirigente de Farmaindustria, este cambio "no genera ningún ahorro y pondrá en riesgo a ancianos y polimedicados", ya que, según él, son pacientes familiarizados con las marcas comerciales. Al mismo tiempo, defendió "la libertad de prescripción" de los facultativos por encima de todo, ya que "es la única forma de garantizar la calidad de la prestación farmacéutica".


En este apartado, el director general de la patronal recordó que aunque el Ministerio de Sanidad se haya basado en el Código Ético de la Organización Médica Colegial (OMC) para justificar que la PPA no atenta con la libertad de prescripción, "deben ser las sociedades científicas" las que determinen qué es o no libertad de prescripción y no la OMC.


Además, Arnés subrayó que Farmaindustria ha tendido la mano en repetidas ocasiones a ministerio y comunidades autónomas para entrar juntos en la senda del ahorro con un "alineamiento del precio" de los medicamentos originales con los genéricos, una unificación que se lleve a cabo en todas las autonomías y deje atrás "el actual caos reinante" que limita la oferta de fármacos y un cambio legal que acabe con la discriminación que supone el artículo 85 de la Ley de Garantías.


Precisamente, esta discriminación positiva que recoge el artículo 85 de la Ley de Garantías, según el cual, a igualdad de precio se debe dispensar el genérico, así como la obligación para todos los médicos de utilizar la PPA, podría crear un grave problema a las marcas en el SPR, ya que impediría de facto la dispensación de cualquier marca. Por ese motivo, Arnés reprobó con severidad dicho artículo, que, según él "debe ser eliminado".


Por su parte, desde la patronal de genéricos, Aeseg, se ha defendido la vigencia de este apartado, ya que "es la única medida orientada a la promoción de los genéricos", y cualquier iniciativa encaminada a modificarlo "incidiría negativamente" en el desarrollo de estos medicamentos. Ángel Luis Rodríguez de la Cuerda, director general de Aeseg, lamentó que las medidas de ahorro anunciadas "incidan solamente en el recorte del gasto de los medicamentos", y aclaró que no atacan la raíz del problema de la sostenibilidad del sistema, que, a su juicio, "se debe a una financiación deficiente".


Por otro lado, desde Asebio consideraron que el recorte del 15 por ciento del precio de los medicamentos innovadores que lleven más de diez años registrados, así como la PPA, atentan contra un sector altamente innovador que requiere de elevadas cifras de inversión en I+D.


La PPA podría acabar con las compañías nacionales



No es que la prescripción por principio activo (PPA) perjudique más a las compañías nacionales frente a las multinacionales, pero la realidad es que la obligatoriedad de prescribir por PPA podría hacer que "muchas multinacionales reconsideren la política de licencias" que han llevado hasta el momento, según Arnés. Una actividad que se ha visto incentivada desde el Ministerio de Sanidad en los últimos años y que ha beneficiado a múltiples compañías de capital nacional, que dependen en gran medida de las ventas de productos procedentes de otras empresas. Esta generalización de la PPA se suma a la merma de ingresos del sector, por lo que las compañías al reestructurarse, mirarán, de nuevo, a sus licenciatarios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Haga su comentario aquí. El mismo será publicado pero no podrá ser respondido

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.