jueves, 16 de junio de 2011

FARMACÉUTICOS NO QUIEREN QUE NUEVO SISTEMA DE TRAZABILIDAD IMPLIQUE MÁS COSTOS

 Fuente: miradaprofesional.com
La flamante puesta en marcha de un plan de control de los medicamentos fue saludada por distintos sectores, que consideraron necesaria la aplicación de una buena trazabilidad para productos de alta complejidad. Pero su puesta en marcha comenzó a generar algunas dudas. Desde Santa Fe, farmacéuticos se mostraron a favor de la medida, pero reclamaron que no se incrementen los costos de la farmacias a partir de su implementación. Aseguran que el sector “está al límite” en cuanto a rentabilidad.


El denominado Programa de Trazabilidad de Medicamentos fue anunciado por el gobierno a mediados del mes pasado, e incluye unos 200 productos en su primera etapa. Si bien hubo acuerdo en la necesidad de su implementación, desde el sector independiente de las farmacias advirtieron que no pueden afrontar nuevos costos. Así lo afirmó el Colegio de Farmacéuticos de la 2° Circunscripción de Santa Fe, el primer en hacer públicas las dudas sobre este tema. Según sus autoridades, el plan debe “ser sustentable y no generar un aumento de los costos operativos de las farmacias”.

“Frente a su inminente puesta en marcha los colegios santafesinos propusieron a la Administración Nacional de Alimentos, Medicamentos y Tecnología Médica (ANMAT) apunta a darle la validación del programa de gestión integral de medicamentos actualmente en vigencia en todas las farmacias de la provincia, diseñado como una herramienta para evitar la adulteración y la comercialización ilícita” aseguró el secretario del Colegio profesional, Juan Carlos Roquetta.

El farmacéutico admitió que “las instituciones farmacéuticas de la provincia de Santa Fe le solicitaron a la ANMAT que no se le agreguen costos a las farmacias y pidieron continuar con el sistema vigente de control vigente desde el 2007”. “Estamos esperando una respuesta de las autoridades del organismo nacional. No nos oponemos a todo aquello que pueda llevar claridad y transparencia al sistema”, dijo el farmacéutico.

Al parecer, este sistema está en marcha en Santa Fe desde el 2007, y por los dichos de Roquetta “puede coexistir con el que plantea el gobierno”. En Santa Fe no hubo problemas por actividades ilegales ni adulteraciones, porque es un sistema que integra con un software a toda la red de farmacias de la provincia, a un centro de autorizaciones y droguerías certificadas, lo que posibilita acceder a la trazabilidad de tratamientos y entrega de medicamentos”, apuntó el directivo.

“Cualquier persona podrá saber que los medicamentos no están vencidos, no fueron robados ni falsificados y que lo fabricó el laboratorio indicado en la etiqueta”, recordó. “La trazabilidad en cuanto a la comercialización de medicamentos significa que en todo momento, desde que el fármaco es fabricado hasta que es utilizado por el paciente, queda registrado en una especie de hoja de ruta en qué punto de la cadena se encuentra.

Al salir del laboratorio se le coloca un soporte que puede ser seguido en su recorrido, lo mismo cuando lo adquiere la droguería. El camino del medicamento deja trazos”, explicó Roquetta.

Cabe recordar que el gobierno presentó este sistema para medicamentos de alta complejidad. Así, el ministerio de Salud de la Nación confirmó que en una primera etapa, se comenzará a aplicar “sobre 200 productos comerciales, generados en base a 88 ingredientes farmacéuticos activos, conocidos como de alto costo y baja incidencia y destinados al tratamiento de patologías complejas, entre las que se cuentan las oncológicas, el VIH/sida, hemofilia, artritis reumatoidea, fibrosis quística, tratamientos específicos contra el asma, acromegalia, degeneración macular húmeda y los de anemia relacionada con la enfermedad renal crónica”. También con el tratamiento de la hepatitis crónica, de trastornos autoinmunes, esclerosis múltiple, hipertensión arterial pulmonar, síndrome mielodisplásico y algunos casos de osteoporosis.

El sistema deberá ser implementado por todos los componentes que formen parte de la cadena comercial de distribución y que intervengan en la entrega de especialidades medicinales. “El mismo consiste en la identificación unívoca de cada unidad a ser comercializada, desde que es producida por el laboratorio, pasando por las distribuidoras, operadores logísticos, droguerías, farmacias y establecimientos asistenciales hasta, finalmente, llegar al paciente”, afirmó la cartera sanitaria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Haga su comentario aquí. El mismo será publicado pero no podrá ser respondido

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.