miércoles, 18 de junio de 2014

PREOCUPA EN PROVINCIA AUMENTO DEL ROBO DE UN MEDICAMENTO VETERINARIO PARA VENDERLO COMO DROGA

www.miradaprofesional.com
Cuando las persona sutilizan la ketamina, un analgésico veterinario, sienten lo mismo que cuando consumen metanfetamina o éxtasis. El efecto de euforia y alucinación convirtió a este medicamento de animales en una de las más buscadas en varios países por los traficantes, que las venden en el mercado negro como parte de su “oferta” de drogas de diseño. En la Argentina, la moda de usar ketamina parece crecer. Así lo advierten veterinarios, que detectaron un aumento considerable en los robos de estos fármacos, que luego van a parar al mercado negro.


Según el Colegio de Veterinarios de la provincia de Buenos Aires, en las últimas semanas volvieron a recrudecer los robos a veterinarias en el conurbano bonaerense. En casi todos los casos, los delincuentes sustraen ketamina, lo que hace sospechar un aumento en el uso de este medicamento como droga alucinógena.

En marzo del año pasado la entidad ya había reportado este tipo de robos, por lo que reclamaba a las autoridades medidas preventivas. Ahora, luego de la última seguidilla de atracos a veterinarias –en la mayoría de los hechos se concentraron en el oeste del conurbano y en la ciudad de La Plata –la advertencia volvió a escucharse.

“Desde hace diez días, más o menos, no se reportan hechos nuevos, pero no estamos tranquilos. Desde que la ketamina apareció asociada al consumo ilegal como alucinógeno se incrementaron mucho los controles sobre su venta. Hoy los veterinarios podemos comprar de
a cinco frascos y pedir autorización si necesitamos más”, dijo Rinaldi, vicepresidente del Colegio de Veterinarios bonaerense.

Al parecer, en los robos perpetrados en las últimas semanas los malvivientes se hicieron pasar como clientes para luego amenazar a los propietarios con el fin de sustraer la ketamina. Desde el Colegio de Veterinarios Bonaerense indicaron que las veterinarias atacadas estaban afincadas en las localidades de Castelar, Ciudadela, Haedo, Moreno, Palomar, San Justo, Villa Luzuriaga, Morón, Caseros, Ituzaingó, Paso del Rey y La Plata.

“Nuestra preocupación es que, en el marco de estos robos en los que se busca ketamina, los ladrones no le crean al veterinario cuando le dice que no tiene o que tiene poco y tengamos que lamentar una tragedia”, remarcó el profesional. En este sentido, el dirigente estimó en declaraciones periodísticas: "No podemos descartar que esto vuelva a pasar si la ketamina se sigue usando como sustancia adictiva en determinados círculos".

Esta sustancia -que en un principio era conocida como anestésico para caballos- es una droga muy potente y peligrosa para los seres humanos, ya que puede producir alucinaciones, depresión, aumento de la presión sanguínea, alteración de la conciencia y pérdida del conocimiento, ataques de pánico, episodios psicóticos, convulsiones, vómitos diarrea y trastornos cognitivos a largo plazo. En ocasiones puede provocar hasta asfixia, derrames cerebrales y paro cardíaco. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Haga su comentario aquí. El mismo será publicado pero no podrá ser respondido

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.