miércoles, 24 de abril de 2013

ADVIERTEN SOBRE EL ABUSO DE MEDICAMENTOS POR LOS ADOLESCENTES

 FUENTE: www.clarin.com.ar
24/04/13 - 10:46
Un nuevo estudio realizado en Estados Unidos reveló tendencias preocupantes sobre los menores y el consumo de fármacos. Realizado por la ONG The Partnership, la investigación mostró un aumento en el consumo de medicamentos como Ritalin y Adderall, y recomendo a los padres a hablar con sus hijos adolescentes sobre los peligros de este abuso.
Cuando a los adolescentes les preguntaron acerca de la última conversación que sostuvieron con sus padres sobre el abuso en el consumo de estupefacientes, sólo el 14% contestó haber hablado sobre el abuso de un medicamento. "Para los padres, realmente se reduce a no usar el poder que tienen porque no creen que este sea un problema inmediato, una cosa de su propio hogar. Creen que esto es probablemente más seguro, no tan malo como las drogas ilegales en las calles", dijo Steve Pasierb, presidente de esta organización sin fines de lucro.
En comparación, la mayoría de los adolescentes (el 81%) dijo haber hablado con sus padres sobre los riesgos del consumo de marihuana. Casi el mismo porcentaje dijo haber hablado con sus padres sobre el consumo de alcohol. Casi un tercio de ellos dijo que ha hablado con su familia sobre el crack y la cocaína. Algunos padres no creen que exista un riesgo importante en el abuso de medicamentos controlados entre adolescentes.


Uno de cada seis padres de familia dijo que consumir medicamentos controlados para drogarse resulta mucho más seguro que usar sustancias ilegales que se consiguen en las calles, de acuerdo con el sondeo. Casi un tercio de los padres encuestados dijo que medicamentos para el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) como Ritalin o Adderall pueden mejorar el desempeño académico de sus hijos aun cuando el adolescente no sufre del TDAH.
Para Tracey y Jeff Gerl, de Cypress, Texas, el problema de abuso de fármacos de su hijo fue una sorpresa. "Simplemente no lo sabíamos", dijo Jeff. El y su esposa sostuvieron la conversación de que "las drogas son malas" con su hijo Nick, y creyeron que había captado el mensaje. Ambos llamaban a los padres de los amigos de Nick con los que él les decía que pasaría la noche, a fin de asegurarse de que un adulto estaría con ellos en la casa. Trataron de conocer a sus amigos. Pese a sus intentos, Nick empezó a fumar marihuana a los 12 años. A los 15 años, el chico terminó en un centro de rehabilitación. Y admitió que él y sus amigos solían registrar los lugares donde sus padres guardaban medicamentos en busca de cualquier cosa que pudieran consumir.
Fuente: AP

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Haga su comentario aquí. El mismo será publicado pero no podrá ser respondido

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.