jueves, 10 de enero de 2013

¿COLOR DE LOS FÁRMACOS INFLUYE EN SU USO?

Fuente: pmfarma.com
Los pacientes serían menos propensos a tomar sus medicamentos si varía el color de las píldoras, algo común al reemplazar un producto de marca por su versión genérica.
"Me ha sucedido muchas veces que los pacientes llegan y dicen: 'Estaba tomando una píldora verde y ahora es rosa. ¿Qué pasa?'", dijo el doctor Aaron Kesselheim, autor principal de un nuevo estudio e investigador del Hospital de Brigham y las Mujeres y de la Facultad de Medicina de Harvard, Boston, informó el portal Terra.
Esa confusión haría que los pacientes se sientan inseguros y no tomen los medicamentos, según señalan los autores en JAMA Internal Medicine, antes, Archives of Internal Medicine.
El equipo de Kesselheim utilizó una base de datos nacional de prestaciones médicas desde el 2000 para comparar la conducta de los pacientes que utilizaban sus recetas de antiepilépticos adecuadamente y los que no lo hacían.
Obtuvo información de unos 61.000 usuarios que tomaban uno de ocho fármacos ofrecidos en 37 colores y con cuatro formatos distintos.

Los autores observaron que rara vez cambiaba el color de las píldoras entre recetas, pero que existía una diferencia entre los que renovaban la receta y los que no lo hacían: el 1,2 por ciento de los casi 11.500 participantes que no renovaban sus recetas tuvo un cambio de color de las píldoras, comparado con el 0,97 por ciento del grupo que utilizó sus recetas adecuadamente.
Kesselheim admitió que las cifras brutas son "bastante pequeñas", pero dijo que pueden aumentar.
"Los pacientes renuevan las recetas varias veces en el año (...) La posibilidad de que esos cambios ocurran es mucho más alta", agregó y aclaró que hasta un breve intervalo entre recetas puede ser un gran problema para los pacientes con convulsiones.
El equipo consideró aún más raro el cambio de forma de las píldoras entre recetas y que no estaría asociado con que los pacientes no las utilicen.
Pero el equipo no pudo probar que el cambio del color de las píldoras impida que los pacientes renueven sus recetas o que se tratara de otra causa, como la decisión médica de suspender el fármaco.
"Si los pacientes están tomando nueve medicamentos, tienen por lo menos 36 'oportunidades' por año de ver un cambio de color. Este riesgo pequeño sería muy significativo", escribió el doctor Kenneth Covinsky, editor asociado de JAMA Internal Medicine en un artículo sobre el estudio.
Agregó que es "absolutamente absurdo y sin sentido" exponer a los pacientes a ese riesgo. "Los equivalentes genéricos deberían tener el mismo aspecto que las versiones originales", escribió.
Estados Unidos permite comercializar los genéricos cuando expira el período de exclusividad de la marca. La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) exige que los genéricos sean tan efectivos como sus versiones originales, pero permite que tengan distinto color, forma y tamaño.
Un motivo de que el mismo fármaco tenga una apariencia distinta es que sus fabricantes podrían reclamar la propiedad legal de las apariencias físicas del producto.
"Un paciente que toma cinco fármacos, cada uno producido por cinco laboratorios de genéricos, enfrenta teóricamente unas 3.000 variaciones posibles de apariencia de lo que, químicamente y clínicamente, son los mismos fármacos", escriben los autores.
En un comunicado por escrito envidada a Reuters Health, la Asociación de Laboratorios Farmacéuticos de Genéricos, que representa a la industria que produce y distribuye los genéricos, dijo que está comprometida a trabajar con la FDA para garantizar que sus productos reúnan todos los estándares de calidad, seguridad, efectividad y accesibilidad para quienes los necesitan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Haga su comentario aquí. El mismo será publicado pero no podrá ser respondido

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.