jueves, 20 de diciembre de 2012

EL CONSUMO REGULAR DE ASPIRINA AUMENTA EL RIESGO DE PADECER PROBLEMAS EN LA VISIÓN

Fuente: miradaprofesional.com
ESTADOS UNIDOS, diciembre 20: Según un estudio realizado en 5 mil personas durante 20 años, el consumo regular del analgésico corren más riesgo de desarrollar degeneración macular vinculada a la edad, una enfermedad que puede terminar en la ceguera total. El trabajo es considerado concluyente por su extensión en el tiempo. 
Nave insignia de los medicamentos OTC, la aspirina es por lejos uno de los fármacos más consumidos del mundo. Apoyado en fuertes campañas publicitarias, logró con el tiempo volverse un producto inofensivo, y que toma sin mayores precauciones. Pero a los problemas gástricos ya conocidos, se le acaba de sumar un efecto adverso preocupante: su uso regular aumenta el riesgo de padecer problemas en la visión. Un estudio realizado en Estados Unidos reveló este dato, otro motivo para recurrir al asesoramiento médico o farmacéutico antes de consumir compulsivamente el analgésico.


Según el trabajo publicado en la revista Journal of the American Medical Association (JAMA), “consumir aspirina regularmente durante períodos prolongados puede incrementar el riesgo de desarrollar degeneración macular, un trastorno vinculado a la edad que causa pérdida de visión”. La investigación se basó en el estudio de 5 mil casos, y por lo largo en el tiempo que se hizo (20 años) se consideran los resultados concluyentes.

Los científicos encontraron que los que habían usado aspirina durante diez años o más mostraron dos veces más riesgo de desarrollar degeneración macular vinculada a la edad que quienes no usaban la medicina. La degeneración macular es la principal causa de pérdida de visión entre las personas mayores de 60 años. La enfermedad afecta la mácula, la parte del ojo que permite a la persona ver los detalles finos y puede conducir gradualmente a ceguera. Aunque hay un tratamiento para retrasar la pérdida de vista, no existe una cura o una terapia para restaurarla.

En años recientes los estudios han mostrado que la aspirina puede tener efectos protectores contra varias enfermedades. Se piensa que sus propiedades antiinflamatorias previenen infartos y otros eventos vasculares, y se usa para aliviar el dolor y la inflamación causadas por la artritis. Algunos estudios también han sugerido que el fármaco puede proteger contra algunos tipos de cáncer.

Se calcula que sólo en Estados Unidos un 19,3 por ciento de los adultos utilizan aspirina regularmente y su consumo se incrementa con la edad. En ese país también hay un alta incidencia de degeneración macular asociada a la edad (DMAE). Según la Asociación de Degeneración Macular, unos nueve millones de personas mayores de 40 años sufren del trastorno en Estados Unidos.

Hay dos formas de DMAE: la "seca", en la que la visión lentamente se vuelve borrosa y que se presenta en la mayoría de los pacientes. Y la forma "húmeda", en la que se desarrollan nuevos vasos sanguíneos bajo la retina provocando un escape de fluido o sangre y que eventualmente conduce a ceguera.

Para investigar la asociación entre aspirina y DMAE, la doctora Barbara Klein, de la Escuela de Medicina y Salud Pública de la Universidad de Wisconsin, Madison, y su equipo utilizaron los datos un estudio poblacional de enfermedades oculares vinculadas a la edad.
También sometieron a los participantes, que tenían entre 43 y 86 años al inicio del estudio, a pruebas oculares cada cinco años durante un período de dos décadas y se les preguntó si habían usado aspirina durante al menos dos veces a la semana durante más de tres meses.

Después de tomar en cuenta factores como la edad, el sexo y el nivel socioeconómico, los investigadores encontraron que la incidencia de DMAE entre los que habían usado aspirina durante diez años o más fue de 1,8 por ciento y entre los no usuarios, de 1 por ciento. Todos los casos vinculados al consumo de aspirina eran de la forma "húmeda" de la enfermedad y no se vio el riesgo entre los que usaron el fármaco a corto plazo.

Tal como señalan los autores, el estudio muestra "una asociación pequeña pero estadísticamente importante entre el uso regular de aspirina y la incidencia de DMAE neovascular (húmeda)".

Agregan que es necesario llevar a cabo estudios más amplios para confirmar las observaciones.

"Y si estas se confirman -dicen-, será muy importante definir los mecanismos causales para desarrollar métodos que bloqueen este efecto y prevengan o retrasen el desarrollo de DMAE neovascular en personas que usan aspirina".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Haga su comentario aquí. El mismo será publicado pero no podrá ser respondido

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.