viernes, 2 de noviembre de 2012

LA PUBLICIDAD DE LOS MEDICAMENTOS, UN TEMA ESPINOSO QUE GENERA POLÉMICA EN EL PAÍS Y EN EL MUNDO

Fuente: miradaprofesional.com
El aumento del abuso de medicamentos recetados y los OTC es un fenómeno que preocupa, y en parte está relacionado a una invasión en materia de avisos publicitarios. En todo momento, una propaganda recomienda utilizar un producto para mejorar un resfrío, un dolor de cabeza o la acidez. Lejos de tener un marco regulado, con pocos los países que tienen leyes que controlen estos mensajes, que en muchos casos son engañosos o peligrosos. En estos días, un nuevo informe alerta sobre un aspecto poco difundido de esta problemática: la cuestión de género. Según el trabajo, “los anuncios de medicamentos mantienen el mismo rol de la mujer que hace 30 años”. Cómo es la publicidad en la Argentina.


El nuevo trabajo en cuestión analizó avisos de medicamentos por unos 30 años, en varios países europeos. Según la principales conclusiones, publicadas en la revista Gaceta Sanitaria, la publicidad “sigue reservando todavía hoy un papel distinto para hombres y mujeres”. Los anuncios que las farmacéuticas insertan en las revistas médicas para promocionar sus medicamentos entre los facultativos “también refuerzan unos roles de género más cercanos a los años '70 que a los tiempos actuales”, afirma el trabajo.

El estudio realizó una revisión bibliográfica de artículos publicados entre 1998 y 2008 que analizan la publicidad de fármacos en un periodo que comprende de 1975 a 2005. En esta revisión se ha podido constatar que las investigaciones que analizan la publicidad farmacéutica “siguen detectando sesgos de género, que relegan a la mujer a actividades pasivas y al desempeño de roles domésticos, por ejemplo, durmiendo o realizando tareas domésticas, como cocinar o lavar la ropa”.

Otro de los resultados de esta revisión es la detección, en varios de los artículos analizados, de una representación por sexo no acorde con la prevalencia real del problema en la publicidad de fármacos. Esto puede contribuir a reforzar la percepción de que ciertas enfermedades se asocian con el sexo más frecuentemente representado. Así, la publicidad sobre tratamientos cardiovasculares sobrerrepresenta a los hombres, a pesar de que las muertes por este tipo de enfermedades en la Unión Europea son más numerosas en las mujeres (56 por ciento frente al 44 por ciento de los hombres).

Por el contrario, la mujer suele ser la protagonista en los anuncios sobre fármacos psicoactivos, tendencia que no ha disminuido a lo largo del tiempo, como se puede ver en los artículos que analizan este hecho y que comprenden, en total, un periodo de 30 años de estudio. Además, cuando la publicidad representa al hombre con una enfermedad cardiovascular, el problema se atribuye a factores externos, como el trabajo, mientras que los anuncios de psicotrópicos muestran a la mujer sin un contexto, sugiriendo que estos problemas son los propios del género.

En nuestro país, no existen estudios sobre la cuestión de género, pero si hay casos de publicidad engañosa denunciados. Puntualmente, uno de los casos es el de la Asociación de Agentes de Propaganda Médica (AAPM), que realizó un informe sobre esta temática. El mismo asegura que “la industria farmacéutica no respeta el derecho a la información sobre las consecuencias que ello tiene sobre la salud de la población y además viola diversas normativas vigentes” en el país.

La AAPM se declaró “preocupado” por el aumento de publicidades a través de la televisión abierta, las señales de cable, los medios audiovisuales y la estática en carteleras públicas y estaciones de subterráneo. Cabe recordar que la ANMAT puso recientemente en vigencia la disposición 2845/11, que creó el Programa de Monitoreo y Fiscalización de Publicidad y Promoción de Productos Sujetos a Vigilancia Sanitaria, para controlar estos avisos. Al parecer, no está cumpliendo con su cometido, según los visitadores médicos.

El informe subrayó que también “se infringe el artículo 19 de la Ley 16.463, las resoluciones 20/05 y 62/07 y las disposiciones de la ANMAT 4980/05 y 1631/09, que advierten de la necesidad de proteger los derechos e intereses de consumidores y habitantes en general”.

El estudio puso algunos ejemplos respecto a la denuncia. En primer lugar, sostuvo que “las precauciones indicadas para el Desenfriol Descongestivo advierten en mayúsculas que no puede ser utilizado con ningún otro producto que contenga paracetamol y que puede provocar daño hepático si se consume en exceso, a la vez que recomiendan acudir a un profesional en caso de mareos, insomnio, hipertensión arterial o agrandamiento de la próstata”.

“Para el caso del antiinflamatorio Aleve se menciona entre los efectos adversos los trastornos gastrointestinales, cefalea, náuseas, edema periférico, tinnitus, vértigo y reacciones en pacientes alérgicos a la aspirina; tampoco pueden consumirlo quienes manifiesten alergia al naproxeno y otros medicamentos antiinflamatorios no esteroides”, ejemplifica la AAPM.



Además, desde la autoridad nacional buscan generar mayores controles sobre los avisos. Así, la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) lanzó este año un programa de fiscalización de este tipo de avisos. La idea de la entidad es "optimizar las funciones de vigilancia sanitaria" sobre este tipo de avisos, en los medios de comunicación del país. En este sentido, la entidad pondrá en marcha el denominado "Programa de Monitoreo y Fiscalización de Publicidad y Promoción de Productos Sujetos a Vigilancia Sanitaria".

"La función principal del programa será el monitoreo y evaluación de la publicidad emitida en medios masivos de comunicación y medios especializados, respecto a los productos sujetos a vigilancia sanitaria (medicamentos, alimentos, productos médicos, cosméticos, productos de uso doméstico). Asimismo, el programa buscará fomentar la integración e interacción con otros organismos gubernamentales (provinciales y nacionales), sector regulado, ONG's e instituciones educativas, para la colaboración de las actividades de monitoreo de piezas publicitarias", informó la entidad mediante un comunicado.

Los especialistas advierten que la publicidad de OTC "debería apuntar hacia la medicación responsable", porque "no hay medicamento inocuo, que no tenga efectos adversos ni ninguna contraindicación". Además, el poder que tiene el mensaje publicitario hoy, en especial en televisión, hace que la gente "escuche más a la TV que al especialista, sea profesional de la salud, farmacéutico o visitador médico".

El caso más resonante de los últimos tiempos fue la famosa "Cómo estamos hoy" de Bayer, donde se promocionaba su marca de aspirinas. Como analiza Pedro Lipcovich, periodista de Página/12 especialista en salud, "los spots de la tele no comunican ni mencionan los usos terapéuticos de la aspirina -antiinflamatorio, antifebril, anticoagulante- sino que procuran ligar su consumo con un genérico estado de bienestar y alto rendimiento social y laboral". 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Haga su comentario aquí. El mismo será publicado pero no podrá ser respondido

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.