viernes, 18 de noviembre de 2011

ADHESIÓN PORTEÑA A LA LEY 26.567: LA HISTÓRICA JORNADA TUVO UN FUERTE IMPACTO EN LOS MEDIOS

Fuente: miradaprofesional.com
BUENOS AIRES: La aprobación en la legislatura porteña se vio reflejada en los principales medios de comunicación del país. Algunos optaron por hacer eje en la prohibición de vender medicamentos en kioscos. El más jugado fue Tiempo argentino, que habló directamente de “Perdió el PRO”. Resumen de lo publicado.
Como en aquella jornada de noviembre de 2009, cuando se sancionó la ley nacional, la histórica jornada de ayer en la legislatura porteña tuvo una amplia cobertura de los medios nacionales, que se metieron de lleno en la problemática del medicamentos. En Clarín y La nación destacaron la adhesión y recordaron que desde ahora no sólo no se podrán vender medicamentos en kioscos, sino que en la farmacias deberán ser dispensados en el mostrador.


Durante la jornada previa también se dio amplia cobertura. Hubo lecturas para todos los gustos. MIRADA PROFESIONAL destaca aquí extractos de cómo trataron la aprobación de la ley del legislador Rubén Campos los medios. La “perlita” fue del diario Tiempo Argentino, que no dudó en titular que con esta iniciativa “perdió el PRO”.

La Nación: La Capital Adhirió a una Ley Nacional

Los medicamentos de venta libre, como analgésicos, antialérgicos y antiácidos, sólo podrán venderse en los mostradores de las farmacias de la Capital, ya no en góndolas instaladas dentro de ellas ni en otro tipo de comercios.

Así lo decidió ayer la Legislatura porteña al aprobar -por mayoría, con votos aportados por el radicalismo, el kirchnerismo, Proyecto Sur, la Coalición Cívica y el peronismo- una adhesión de la ciudad a la ley nacional 26.567, que en 2009 había sido sancionada por el Congreso Nacional. La norma consagró nuevas reglas para el desarrollo de la actividad farmacéutica que, entre otras cosas, consideraban "ejercicio ilegal" de la farmacia el expendio de remedios realizado por otras vías.

Si bien los autores de la ley nacional habían anunciado su inmediata puesta en vigor, no ocurrió. Desde un principio, la Unión de Kiosqueros de la República Argentina (UKRA) y la Cámara Argentina de Medicamentos de Venta Libre (Capemvel) rechazaron la norma porque sintieron afectados sus intereses. En la vereda contraria, para los colegios de farmacéuticos significó una reivindicación de su rol profesional.

Por eso, comenzó una ardua batalla en los tribunales para impedir la aplicación de la ley en territorio porteño. Sus detractores impulsaron la argucia legal de que cada distrito debía adoptar una regulación propia en la materia y defendieron la facultad consagrada por la Constitución local, que establece que la ciudad "ejerce su función indelegable de autoridad sanitaria, regula y controla el circuito de producción y comercialización de medicamentos".

En efecto, en enero de este año la jueza en lo contencioso administrativo porteño Elena Liberatori falló en favor de la medida cautelar solicitada por la dueña de un quiosco, Olga Bernabé, y la UKRA, y convalidó la potestad exclusiva del Estado porteño de ejercer el poder de policía en el control de la comercialización de remedios. Por eso, los quioscos de la Capital volvieron a ofrecer analgésicos, antiácidos y antiespasmódicos.

En tanto, el expendio de remedios de venta libre en góndolas dentro de las grandes cadenas de farmacias nunca cesó, también al amparo de resoluciones judiciales favorables.

Ayer, la Legislatura puso punto final a la controversia, al sancionar por mayoría un proyecto del radical Rubén Campos que adhiere a la nacional, por lo que ya existe una regulación del Estado porteño. Sólo votó en contra el bloque de Pro, que promovía permitir el expendio de remedios de venta libre en góndolas, quioscos y maxiquioscos.

Clarín: Prohíben vender remedios en quioscos y supermercados

Los quioscos y supermercados de la Capital Federal tendrán que dejar de vender aspirinas, analgésicos, antiácidos y otros medicamentos que hasta ahora eran considerados de venta libre. Estos productos sólo podrán ser comercializados por farmacias, tal como estipula una ley que sancionó ayer la Legislatura porteña con 32 votos a favor, 21 en contra y una abstención. En medio de un debate caliente, lo insusual fue que la ley salió con los votos de la oposición, ya que el PRO votó en contra de la iniciativa. Y la polémica podría continuar: la Unión de Kioskeros de la República Argentina adelantó que irá a la Justicia.

Además, la ley establece que las farmacias no puedan vender estos medicamentos en góndolas, sino que tendrán que ser expedidos por los farmacéuticos. Esto afectaría a las cadenas tipo Farmacity.

En realidad, la norma votada por los diputados porteños establece que la Ciudad se adhiera a una ley nacional de 2009, que prohibía la venta de medicamentos fuera de las farmacias. Pero hasta ahora la Capital era el único distrito del país que no se había sumado.

Esto había abierto la puerta a una polémica, con fallos judiciales cruzados. En enero, la jueza en lo contencioso Elena Liberatori, en una causa iniciada por una quiosquera, había fallado que la Ciudad conservaba el derecho de permitir la venta libre de estos remedios, por su condición de Estado autónomo. Pero en junio otro juez del mismo fuero, Guillermo Scheibler, falló en sentido contrario, entendiendo que la ley nacional N° 26.567 regía en todo el país.

El conflicto llegó a la Legislatura. El legislador de la UCR Rubén Campos presentó el proyecto votado ayer, por el cual la Ciudad se plegó a la ley nacional. Pero Helio Rebot y Alejandro García, dos legisladores de PRO, habían presentado una iniciativa para que los quioscos y autoservicios pudieran seguir vendiendo los remedios.

La pelea no es menor. Se calcula que la venta de medicamentos mueve por año $ 1.300 millones, de los cuales $ 250 se generan por los medicamentos de venta libre.

Según los farmacéuticos, que ayer festejaron la sanción de la ley, este cambio permite una mayor seguridad para la salud pública, porque los medicamentos sólo podrán ser expedidos por especialistas. Así, explican, se reducirá también el riesgo de la automedicación y de la circulación de drogas alteradas o mal conservadas. “Nuestros próximos objetivos son regular la cantidad de farmacias por cuadra según la densidad poblacional y prohibir la venta de medicamentos y alimentos en un mismo local”, adelantó Ricardo Aizcorbe, presidente de la Confederación Farmacéutica Argentina (COFA).

En cambio, tanto los quiosqueros como la Cámara de Productores de Medicamentos de Venta Libre siempre aseguraron que si los medicamentos no se vendían bajo receta no era necesario que los comercializara un farmacéutico, y que además la restricción que establece la norma afectará a los consumidores, porque habría menos bocas de venta. Argumentaban también que mucha gente podría incluso tener problemas para conseguir los medicamentos, especialmente en aquellos barrios donde hay pocas farmacias o no siempre están abiertas.

Con estos argumentos, los quiosqueros presentarán recursos judiciales. Andrés Gil Domínguez, abogado de la UKRA, le aseguró ayer a Clarín que “vamos a discutir el fondo de la cuestión en la Justicia. Esta norma es discriminatoria para la población de menos recursos, que tiene más dificultades para acceder a los medicamentos si no hay venta libre”.

Página/12: Venta sólo en farmacias

La Legislatura porteña aprobó ayer la adhesión de la Ciudad a la ley nacional que restringe a las farmacias la venta de medicamentos, en tanto el macrismo pugnó hasta último momento, aunque sin éxito, por su propuesta para autorizar el expendio de remedios también en kioscos y supermercados.

Los legisladores aprobaron, en el marco de la sesión ordinaria, por 32 votos positivos, 21 negativos del macrismo y una abstención la norma que plantea la inclusión de la Capital Federal a los 23 distritos de todo el país en los que ya rige la ley nacional que dispone que los medicamentos, aun los de venta libre, deben despacharse en farmacias. El proyecto, cuya defensa en la Legislatura estuvo a cargo de los diputados Rubén Campos y Jorge Selser, plantea la adhesión “a la Ley Nacional 26567, sancionada el 25 de noviembre de 2009, que regula el ejercicio de la actividad farmacéutica”.

Tiempo Argentino: Perdió el PRO y no se venderán medicamentos en kioscos y súper

La Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires aprobó ayer, tras un largo debate plagado de objeciones, la adhesión a la ley nacional que limita la venta de medicamentos a las farmacias. La norma había sido promulgada en diciembre del 2009, pero durante dos años convivió con el incumplimiento a nivel porteño. La decisión de los legisladores determinó que los medicamentos de venta libre no podrán ser comercializados en kioscos y otros comercios que no sean farmacias.

“La ciudad era el único lugar donde no se cumplía con la ley, porque nunca adhirieron”, aseguró Alfredo Di Salvo, director de la Asociación de Propietarios de Farmacias (ASOFAR) en diálogo con Tiempo Argentino. “El hecho de adherir a la ley nacional es de fundamental importancia sanitaria y significa darle seguridad a la población de que reciben medicamentos seguros, en manos de un profesional y en un espacio habitado por el Estado para tal fin”, agregó Di Salvo.

En la sesión ordinaria, los legisladores consideraron la regulación del ejercicio de la actividad farmacéutica. El proyecto del diputado de la UCR Rubén Campos dispuso que los medicamentos, aun los de venta libre, deban despacharse en farmacias. Este proyecto contó con el respaldo de la mayoría de los diputados. El proyecto de minoría, cuyos autores fueron Helio Rebot y Alejandro García, buscó autorizar el expendio de medicamentos de venta libre fuera de las farmacias, es decir, en kioscos y supermercados y fue firmado por legisladores del bloque PRO.

En su propuesta, el macrismo manifestaba que “la Ciudad mantiene la competencia de autoridad sanitaria y la regulación de la comercialización de los medicamentos y profesiones afines, sin perjuicio de las competencias concurrentes del Congreso Nacional”. Sin embargo, no todos los diputados del bloque estaban de acuerdo con la posición. Jorge Garayalde ya se había expresado en contra de la decisión del resto, e incluso en 2009 ya había expresado un proyecto propio en el que reivindicaba la figura de las farmacias a la hora del expendio de medicamentos.

Pero la contradicción era todavía mayor al tener en cuenta que el bloque PRO había aprobado de forma unánime la ley en el Congreso de la Nación, la misma ley a la que no querían adherir. Según Di Salvo, la “inconsistencia macrista se trataría de una cuestión de mero interés comercial que no contempla la legalidad ni seguridad de la población. El medicamento vendido en un kiosco no se sabe de dónde vino, no tiene factura y se compró en contra de la ley.

” En la discusión, aparece la figura de Juan Tonelli, lobbista de la Cámara Argentina de Medicamentos de Venta Libre y marido de Gabriela Michetti, por lo que algunos estimaban que no era conveniente la adhesión.

“Hoy le tocó perder al PRO, reconozcámoslo y votemos de una vez”, aseguró Jorge Selser de Proyecto Sur, al ver dilatada la votación del artículo de la ley, y luego de haber sido votada la norma en general. Quienes apoyaron el dictamen de mayoría aludían a una estrategia de “alargue” en la discusión para lograr la retirada de diputados y la falta de quórum.

“Nos parece injusto que no se favorezca el acceso”, aseguró Jimena Worcel, directora médica de la Cámara Argentina de Productores de Especialidades Medicinales de Venta Libre (Capemvel). “Los medicamentos de venta libre expendidos fuera de las farmacias no son falsos, incluso la Anmat asegura que los falsificados son los de costo elevado”, manifestó Worcel.

La Nueva Provincia (Bahía Blanca)
Adhieren a ley que prohíbe venta de medicamentos fuera de farmacias

La Legislatura porteña aprobó hoy una ley que adhiere a la norma nacional que regula el ejercicio de la actividad farmacéutica y que prohíbe la comercialización de medicamentos fuera de ese ámbito.

Pese a la oposición del bloque macrista de PRO, los diputados del resto de las bancadas lograron 32 votos favorables para sancionar el proyecto frente a los 21 negativos, en tanto que el vicepresidente primero del cuerpo, Oscar Moscariello, se abstuvo.

Según la nueva norma, impulsada por el diputado radical Rubén Campos, "la falta de aplicación de la Ley Nacional que regula el ejercicio de la actividad farmacéutica, y que prohíbe la venta de medicamentos fuera del circuito de las farmacias, provoca un vacío legal" que propicia la comercialización en supermercados y kioscos, por ejemplo.

El macrista Helio Rebot justificó la negativa de su bloque al decir que la Ciudad "también puede establecer un régimen para la actividad farmacéutica como para otras actividades". El diputado Jorge Selser (Proyecto Sur) recordó en el debate que las comisiones de Salud, que preside, y de Desarrollo Económico discutió el proyecto durante más de un año.

"Se buscaron acuerdos y consensos pero no se alcanzaron; toda la comunidad farmacéutica está pendiente de la sanción de esta ley porque es el único distrito que no adhirió a la Ley Nacional, donde se sigue tomando el medicamento no como un bien social sino como un bien de consumo", comentó Campos.

Noticias Urbanas: No más medicamentos en los kioscos

La decisión legislativa de adherir a la ley nacional 26.567, que prohíbe el expendio de medicamentos fuera de las farmacias fue aprobada esta noche en la Legislatura de la Ciudad en medio de una batalla de declaraciones polémicas y un fuerte lobby empresarial en el accionar legislativo.

Tras un tenso debate, prosperó la propuesta impulsada por la oposición legislativa (Encuentro Popular para la Victoria, Solidaridad e Igualdad, UCR, Proyecto Sur, Unión Federal, Coalición Cívica y Peronista) que se impuso con 32 votos afirmativos, 21 negativos (del oficialismo) y 1 abstención (Oscar Moscariello), en general.

La ley -a la que la Ciudad adherirá de ser ratificada la decisión de la Legislatura porteña por el Poder Ejecutivo-, fue sancionada en octubre de 2010 por el Congreso Nacional y prohíbe la comercialización de medicamentos de venta libre fuera del ámbito de las farmacias, modificando el decreto firmado por Carlos Saúl Menem que autorizaba la venta de estos productos en diversos establecimientos (kuioscos, supermercados, etc). La venta de medicamentos exclusivamente en farmacias ya había sido tratada meses atrás en la Comisión de Salud con despacho, pero la presentación de una iniciativa vinculada con el tema por parte del macrismo, reabrió el debate.

Con la autoría de Helio Rebot y Alejandro García, el PRO proponía la creación de un régimen de comercialización de medicamentos el cual en su artículo 4º planteaba que “la venta y despacho de especialidades medicinales denominadas de venta libre también estará permitida en kioscos y maxiquioscos (conforme capítulo 14 sección 4.2.14 del Código de Habilitaciones y demás legislación vigente) así como en otros establecimientos además de farmacias habilitadas, siempre y cuando cumplan con los requisitos para comercializar productos alimentarios para consumo humano”.

Dos cuestiones de privilegio presentadas por el PRO como estrategia para poder expresarse sobre el debate que ya estaba cerrado, un fuerte cruce de acusaciones entre Juan Cabandié, presidente del bloque K, y varias alusiones al legislador Helio Rebot (PRO) quien fue colérico en su respuesta, precedió a la puesta en votación del despacho de mayoría que finalmente fue aprobado.

Ruben Campos (UCR), uno de los autores de la norma aprobada, expresó su beneplácito por la sanción: "Vuelve la racionalidad en el uso de los medicamentos y su manipulación estará en manos de los profesionales farmacéuticos formados para esto". "Significa que disminuyen los riesgos del uso indiscriminado de medicamentos, y por sobre todas las cosas se genera un cambio conceptual en la política neoliberal de la década de los 90 que impuso la venta libre en todas partes. Los remedios deben venderse con responsabilidad, por gente capacitada. Este proyecto protege al consumidor y dignifica el trabajo de los jóvenes estudiantes de la carrera farmacéutica", resaltó.

El único artículo que tenía la ley de adhesión fue aprobado con 31 votos afirmativos y 2 abstenciones (PRO). El resto del bloque PRO se había retirado de sus bancas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Haga su comentario aquí. El mismo será publicado pero no podrá ser respondido

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.