viernes, 9 de septiembre de 2011

PRODUCTORES DE GENÉRICOS ARREMTEN CONTRA LA INDUSTRIA POR LAS PATENTES

 Fuente: miradaprofesional.com

MADRID: En España plantean una millonaria demanda por “daños y perjuicios” contras las principales firmas del mercado, por las trabas que imponen a sus productos. La industria farmacéutica replantea su estrategia de cara a las nuevas normas que existen en ese país para la prescripción de medicamentos. 

La industria farmacéutica no vive días felices en España. La decisión de obligar a prescribir medicamentos por principio activo –medida destinada a bajar el gasto, y que es rechazada por los principales laboratorios –se suma a una millonaria demanda lanzada por los productores de genéricos, que se sienten perjudicados por las trabas en materia de patentes que le impone el sector. Por esto, hay rumores de que muchas trasnacionales ya analizan una nueva estrategia en ese país.


La demanda contra la industria es, según varios medios españoles, por unos 100 millones de euros, en materia de “daños y perjuicios”. Los productores de genéricos aseguran que se basan en los problemas que les ocasionó la retirada de sus productos por procesos sobre patentes.

“Estos pleitos buscan recuperar los perjuicios económicos que produjeron las demandas, el llamado daño emergente, como lo que se dejó de ganar o lucro cesante, es decir, lo que no facturaron por no poder salir en un determinado momento al mercado”, informó el portal Expansión.com. Fuera cual fuera el resultado de los procesos, las medidas cautelares que reclamó la industria innovadora impidieron sacar productos al mercado o los dejaron fuera del tráfico mercantil durante meses.

Estos pleitos se preparan en un momento en el que la industria analiza los efectos, a su juicio, perniciosos, del Real Decreto que aprobó el Gobierno de España el pasado 19 de agosto. El golpe fiscal a las empresas con la entrada en vigor de los pagos fraccionados del Impuesto sobre Sociedades se acompañó de la obligación de prescribir por principio activo para “lograr la reducción del coste farmacéutico”. Laboratorios como Lilly, Pfizer, GlaxoSmithKline, Novartis, Bayer o Boehringer Ingelheim deben replantearse sus planes de inversión en España.

Mientras tanto, a lo largo de este último año, laboratorios de genéricos han solicitado a auditoras sus servicios profesionales para el análisis y cuantificación de los daños económicos que les fueron ocasionados como consecuencia de la aplicación de medidas cautelares. Las auditoras cuentan que éste es un terreno en el que actualmente existen importantes oportunidades de negocio.

Este hecho, añaden, está estrechamente vinculado a las medidas adoptadas por el Gobierno encaminadas a reducir el gasto sanitario impulsando, entre otros aspectos la prescripción de genéricos desde hospitales, centros de atención primaria, etc.

De parte de los despachos vinculados al derecho de patentes y marcas, Oriol Ramón, abogado de Amat i Vidal Quadras, explica que “la clave de estas demandas es su cuantificación, demostrar las pérdidas que les han supuesto las medidas de prohibición de comercialización de los medicamentos genéricos adoptadas por los Tribunales, incluyendo tanto el daño emergente como el lucro cesante. La prueba recaerá sobre estimaciones de ventas que no se han podido realizar, lo que supondrá también que se deberá ponderar la importancia de cada producto, la cuota de mercado y las estrategias de negocio que pudieron frustrar las demandas de la industria innovadora”.

Ramón cuenta que “Amat i Vidal Quadras asesora en cuatro procedimientos en los que podría solicitarse entre 1,5 y 3 millones de euros como resarcimiento por cada compañía” y recuerda que esto “sólo es una parte de los daños causados que no incluye los producidos a la Sanidad Pública que ha tenido que sufragar un gasto mayor durante el tiempo en el que al genérico se le ha impedido salir al mercado”.

Alejando Negro, asociado de Cuatrecasas, Gonçalves Pereira, apunta que “algunos genéricos deben cuantificar lo que han perdido por un producto que todavía no han podido lanzar la mercado”. Por último, Javier Huarte, socio de Grau & Angulo, detalla que muchas de las demandas contra los genéricos se presentaban contra varias empresas a la vez, incluyendo reclamaciones multimillonarias, y solían venir acompañadas de medidas cautelares.


Oriol Ramón, abogado de Amat i Vidal Quadras, explica que las demandas de los genéricos cubren “sólo una parte de los daños causados que no incluye los producidos a la Sanidad Pública, que ha tenido que sufragar un gasto mayor durante el tiempo en el que el genérico no ha podido salir al mercado”. El Estado podría reclamar.

Sergio Miralles, counsel de Freshfields, da cuenta de que “la industria innovadora está revisando las traducciones de ciertas patentes europeas de producto que no surtían efectos en España”. En esta actividad interviene la Oficina Española de Patentes y Marcas.

“El Decreto traerá menos inversión a España y recortes en investigación”
El Consejo de Ministros aprobó el pasado 19 de agosto el Real Decreto ley que mejorará la gestión del gasto farmacéutico y permitirá ahorrar a la Administración pública –tanto al Estado como a las comunidades autónomas– 2.400 millones de euros al año y 177 millones a los ciudadanos. Según el portavoz del Ejecutivo y ministro de Fomento, José Blanco, este real decreto ley pretende “ahorrar manteniendo la calidad de la sanidad pública”. A partir de ahora, los médicos tendrán que recetar los medicamentos por principio activo, no por el nombre de la marca, y los farmacéuticos deberán dispensar el fármaco de menor precio de una misma familia.

“Esto lo hacemos desde el principio de responsabilidad, todos tenemos que tener responsabilidad en el ahorro, tiene que haber un compromiso colectivo del Gobierno, los médicos, los farmacéuticos y los ciudadanos”, aseveró Blanco. Y subrayó que se trata de armonizar las acciones de recortes del gasto farmacéutico que se realizan en España y “que todo el mundo tenga las mismas posibilidades” de acceso a tratamiento en todo el país.

Miquel Montañá, socio de Clifford Chance, lamenta “profundamente que el Gobierno aprobara un Decreto en agosto, demoledor para la industria innovadora, y que, en último término, también retraerá la actividad de los genéricos”.

Según Montañá, este decreto “va a producir importantes recortes en las partidas que los laboratorios dedican a la investigación y, además, va a retraer la inversión de estas multinacionales en España, país por el que han apostado muchas compañías. Puede tener cierto efecto a corto plazo para atajar el déficit pero las consecuencias en la industria, en la innovación y en la imagen de escasa seguridad jurídica que da España serán muy negativas”, zanja.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Haga su comentario aquí. El mismo será publicado pero no podrá ser respondido

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.