martes, 25 de marzo de 2014

ARGENTINOS PARTICIPAN DEL DESARROLLO DE UN NUEVO ANTIBIÓTICO QUE SERÍA EFECTIVO CONTRA BACTERIAS RESISTENTES

Fuente: miradaprofesional.com
SANTA FE, marzo 20: Son una pareja de rosarinos que trabajan en la Universidad de Notre Dame. Participaron del hallazgo de un compuesto que evitar el desarrollo celular de la bacteria, que muere en el organismo. Esto abre la puerta a un medicamento potencialmente útil para este tipo de infecciones resistentes. “Entre 1960 y 2000 no se desarrolló ningún antibiótico nuevo”, afirmaron.
Los esfuerzos de la ciencia para dar con tratamientos más efectivos para tratar las bacterias resistentes a los antibióticos se multiplican en el mundo. Varias investigaciones abiertas prometen evitar que simples infecciones terminen complicando no sólo la salud de una persona, sino de todo un sistema, y que además se generen gastos innecesarios. En esta tarea está un grupo de científicos de la Universidad de Notre Dame de Estados Unidos, que diseñó un nuevo fármaco que al parecer destruye bacterias resistentes. Del avance, uno de los que más entusiasmo genera, participan dos argentinos, que hablaron de la investigación, que se basa en la inhibición de la pared celular de las bacterias, para evitar su supervivencia en el organismo.

Los argentinos Sebastián Testero y Leticia Llarrull se fueron hace unos años a Estados Unidos, para integrar esta investigación. Pero hace un tiempo volvieron a país, y desde Rosario siguieron vinculados con el desarrollo de este proyecto. Ahora, comenzaron a llegar los primeros resultados, y se entusiasman con desarrollar nuevos medicamentos para tratar la resistencia bacterial. Por el momento, informaron, el fármaco está en fase de estudio, y pronto sería probado en un ensayo clínico.


El avance consiguió una mención especial en la revista especializada de la Sociedad Americana de Química. “Entre 1960 y 2000 no se desarrolló ningún antibiótico nuevo; sólo se introdujeron pequeñas variaciones a las mismas estructuras base”, destacó Testero sobre la importancia de la droga que ya probó ser exitoso en ratones y que ahora pasará a la etapa de prueba en humanos.

“Lo que se encontró fueron nuevas estructuras: una bacteria que produce infecciones y que no responde a los fármacos más comúnmente usados como la penicilina. Esta clase de compuestos, denominados oxadiazoles, próximos a pasar a la fase de experimentación clínica, inhiben una proteína de la bacteria (PBP2a), encargada de construir su pared celular, provocando su muerte”, explicó la científica que en 2011 regresó al país con su pareja luego de trabajar cuatro años en el laboratorio de Notre Dame.

Ambos volvieron cuando el gobierno nacional anunció el programa de repatriación de científicos de Conicet y en Rosario continúan trabajando en proyectos conjuntos e individuales.

Llarrull pertenece al Instituto de Biología Molecular y Celular de Rosario y a la Plataforma de Biología Estructural y Metabolómica; en tanto su esposo, es miembro del Instituto de Química Rosario y del Servicio de Descubrimiento, Diseño y Desarrollo Pre-clínico de Fármacos de Argentina.

“Presentamos un proyecto conjunto, con la idea de aplicar todo lo que hemos aprendido en el exterior, y queremos, en Rosario, caracterizar posibles nuevos blancos”, señaló la científica que contó que ya obtuvieron un subsidio para “hacer algunas cosas específicas que no podemos hacer acá: hay que hacerlas en el laboratorio de Estados Unidos del doctor Shahriar Mobsashery, donde estuvimos investigando”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Haga su comentario aquí. El mismo será publicado pero no podrá ser respondido

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.