domingo, 22 de septiembre de 2013

EXPERTOS DEFIENDEN EL USO DE FÁRMACOS SYSADOA DENTRO DE LA PRIMERA LÍNEA DE TRATAMIENTO DE LA ARTROSIS

MADRID, 22 Sep. (EUROPA PRESS) -
La artrosis es una patología crónica que afecta a más de 7 millones de pacientes en España; debido a que es dolorosa y discapacitante, y tiene el condicionante del desgaste progresivo del cartílago, los expertos en Farmacia demandan que fármacos Sysadoa -capaces de reducir el dolor, preservar la función articular, disminuir la inflamación y proteger el cartílago-, formen parte de la primera línea de tratamiento de la enfermedad.

"El dolor disminuye y la función articular mejora, a estas dos propiedades que son importantes, hay que sumar una tercera que es importantísima y es que la estructura articular que se va deteriorando progresivamente con lo años se preserva o disminuye a una velocidad muchísimo menor", señala a Europa Press el profesor Antonio García, catedrático de Farmacología de la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Madrid.
Los tratamientos más prescritos son los antiinflamatorios no esteroideos (AINE) y analgésicos, más utilizados que los Sysadoa -- donde se encuentran el condroitín sulfato y el sulfato de glucosamina--, sin embargo este experto recuerda que "pueden ser útiles para tratar el dolor a corto plazo agudamente, pero a medio y largo plazo estos fármacos a parte de que no protegen la articulación ni limitan el avance de la enfermedad, pueden producir efectos adversos de consideración".
García, quien se ha encargado de clausurar con la ponencia 'Artrosis: ¿un mal mayor o menor?' el congreso de la Sociedad Española de Farmacología, celebrada estos días en Murcia, destaca que más de 30 recientes ensayos clínicos han demostrado su eficacia, así como un reducción en la incidencia de pacientes sometidos a una prótesis de rodilla o de cadera por el desgaste articular.
"Esto es importantísimo", afirma, ya que "el número de prótesis que se tienen que poner cuando el paciente toma esta medicación protectora de la articulación se disminuye hasta en un 60 por ciento"; y esta reducción no solo tiene la repercusión económica, "ya que hay un ahorro al Sistema Nacional de Salud sobre todo en el tema internamiento del paciente en el hospital e intervenciones quirúrgicas", sino que, "además, tiene una repercusión directa en la calidad de vida del paciente".
Así, afirma que se trata de una medicación que "se afianza progresivamente", y que, ante todo, tiene un beneficio que debe ser considerado por la Administración, y es que, teniendo en cuenta que una gran parte de los pacientes son personas mayores polimedicadas afectados por otras patologías concomitantes, no hay que temer por las interacciones con otros fármacos como ocurre con los AINE's y analgésicos.

NO LLEGA LA INFORMACIÓN SOBRE EL ARSENAL TERAPÉUTICO

Este experto, que defiende aquellos tratamientos que devuelvan la calidad de vida al paciente, destaca que la artrosis debe ser considerado como un problema sanitario y económico y social, "y como la considera la Administración, que la ve como un tema menor, inherente al envejecimiento".
Por eso, añade, es importante que el Ministerio de Sanidad tome conciencia del problema social y económico de la artrosis y habilite los medios para que la información llegue adecuadamente a los médicos tanto a los especialistas reumatismos como a los medios de Atención Primara".
La información sobre el arsenal terapéutico y el potencial de los Sysadoa no llega a todos los pacientes, y, teniendo en cuenta que el 30 por ciento del tiempo de los médicos de Atención Primaria lo dedican a la atención de pacientes con enfermedad artrósica, considera que no solo el farmacéutico sino también desde el Ministerio se debe promocionar la información correcta sobre los medicamentos de los que se dispone en la actualidad.
En el mismo sentido, la presidenta de la Sociedad Española de Farmacología, la doctor María Teresa Tejerina, lamenta que "algunas Administraciones prioricen fármacos de forma arbitraria y, sobre todo, sin tener en cuenta al pacientes"; concretamente se refiere a los algoritmos de la Comunidad Valenciana, un sistema que prioriza el uso de determinados fármacos atendiendo a una formula matemática.
"El fármaco es una cosa inerte sin vida que no dice nada hasta que no se aplica a un ser vivo como es el paciente. Estos algoritmos no se fijan en el paciente, ni tienen en cuenta el criterio de médico y una gran parte del criterio es economista", añade. Actualmente, dicho sistema recomienda paracetamol o ibuprofeno en el primer nivel para la artrosis, mientras los Sysadoa están en un cuarto nivel.
En cuanto al futuro, el profesor García señala que la línea de investigación más prometedora en este momento es la que intenta encontrar biomarcadores de modo que "se pueda seguir mejor el pronóstico de la artrosis y el tratamiento de la misma"; por otro lado, se esta potenciando mucho encontrar nuevas moléculas capaces de proteger el cartílago de la articulación, y lo que es más importante el hueso de debajo de la articulación, el hueso subcondral.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Haga su comentario aquí. El mismo será publicado pero no podrá ser respondido

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.