viernes, 3 de febrero de 2012

LO URGENTE Y LO IMPORTANTE: LA DESAPARICIÓN DEL MEDICAMENTO DE LA FARMACIA

 Fuente: miradaprofesional.com
El texto que sigue nació de una larga charla realizada en este verano con el presidente de la COFA Ricardo Aizcorbe. Su oficina repleta de papeles, de llamados urgentes de diferentes sectores, de secretarias que tocan la puerta para recordar: "Hoy doctor, tiene la visita pactada con el Ministro". En fin, encontrarlo al Pichi Aizcorbe si nada por hacer es raro. Muy raro. Sin intermediarios ni llamados que anuncian bombas para desarmar. De todos modos en mi doble condición de farmacéutico y redactor, junté un poco de "caradurismo salvaje" golpeé la puerta de la presidencia de COFA y entré, no sin antes decir al tipazo de David -asistente de la mesa ejecutiva de la Confederación Farmacéutica Argentina- "Aizcorbe pidió que no se lo interrumpa en la próxima media hora, no pases llamados; es importante. Y así se zambulló en un profundo debate-charla sobre política de medicamentos, industria farmacéutica y realidad de la farmacia. El resultado: estas reflexiones a dos voces sobre la desaparición del medicamento de su ámbito natural.
Por Farm. Nestor Caprov



Verano del 2012. Con temperaturas que superan los 35 grados de sensación térmica, las oficinas de la Confederación Farmacéutica Argentina (COFA) son un oasis en una ciudad infernal. En su oficinal, Ricardo “Pichi” Aizcorbe atiende llamados, firma papeles, contesta correos. Las obligaciones diarias -en esta Capital y en su natal Mendoza -lo mantienen activo. Pero en una tarde calurosa, hace un espacio y se sienta con quien firma estas líneas para charlar. Lejos de las urgencias, iniciamos un diálogo rico, abierto, sincero, sobre lo importante. Por un tiempo, no hay teléfonos y autorizaciones. No existe la ciudad hirviente. Somos dos farmacéuticos preocupados por la política del medicamentos. De esa extensa charla sale este texto, una especie de “novela a cuatro manos” donde se trazan las líneas de una situación del sector que urge cambiar.

Lo urgente y lo importante

Siempre que hablamos de rentabilidad, le apuntamos al PAMI. Los reclamos para lograr bajas en las bonificaciones que las farmacias pagan para atender a sus afiliados son un capítulo histórico de nuestra actividad gremial. Banderas que nunca, enfatizamos, bajaremos. Porque bajar esas bonificaciones, va a ser una "marca", un mostrar a todo el sistema que la farmacia no puede seguir perdiendo rentabilidad, oxígeno que necesita y que se sacrifica por el solo hecho de atender determinado convenio. PAMI constituye un buque insignia, un fijador de tendencia para todo el sistema. Por eso su importancia cardinal. Pero esa es la punta de un iceberg mucho mayor. Debajo del agua, toda una torta de prestaciones está lejos de la mirada de la política de medicamentos de los últimos tiempos. Esa torta sumergida, formada por las obras sociales sindicales, las mutuales y hasta la prepagas, forman una masa que es el doble de prestaciones obra social nacional. Si bien el PAMI es la obra social más grande de Argentina, y que es formador de precios y regula el mercado, esa masa representa dos a uno la que atiende el sistema de seguridad social.

Lejos de crear un paradigma estático, del estilo “laboratorios multinacionales malos-laboratorios nacionales buenos”, vemos que la estrategia de los primeros (hablamos de Glaxo, Bayer, Boehringer Ingelheim,) es directamente ir contra la farmacia. Porque lo primero que hacen es que los medicamentos de alto costo y complejidad, como los oncológicos los de Sida, los complejos de psoriasis etc., no estén más en los mostradores. Los desaparecieron gracias a que esos Laboratorios Multinacionales precitados, han creados canales directos de entregas a cuanta obra social se antoje o clínica, sanatorio o prepaga se considere. Estos laboratorios se las ingenian para entregar a cada usuario o paciente que fuera necesario de la seguridad social, usando un canal "alternativo" . Estas distribuidoras casi creadas por estos mismos laboratorios para “puentear” la dispensa de éstos, en la farmacias, contrastan y se encuentas en las antípodas de los otros remedios que por ahora se pueden encontrar en las boticas, insistimos: con una misma modalidad de comercialización. Así de simple.

Con mucha suerte, algunas farmacias reciben 100 pesos o menos por manejar estos productos, un honorario miserable que nada se condice del porcentaje que debería recibir un profesional por tamaña responsabilidad. Porcentaje difícil de determinar, ya estos grandes laboratorios internacionales lograron desde hace tiempo que estos productos no tengan registro de precios en los manuales farmacéuticos. O sea, el precio público es pautado por la misma firma (precio de mercado a ojo de buen cubero y a mejor postor) con las obras sociales, por ejemplo, sin mayor intervención ni estatal ni privada. Es escandaloso que no haya publicados precios en libros de referencia en la Argentina para estos medicamentos tan caros. Así, una vacuna contra el meningococo en nuestro país puede duplicar o triplicar el valor en comparación con lo que se paga en Europa o incluso países de Latinoamérica. Pingües ganancias que le permiten dar descuentos del 40 por ciento al PAMI, por ejemplo, sin necesidad de pasar por la farmacia. En esta cadena, las distribuidoras pueden obtener el 15 por ciento de bonificación, mientras los farmacéuticos apenas recibimos una prestación de 55 o 200 pesos.

Ahora lo importante. Recuperando esos medicamentos, que vuelvan a estar en las farmacias, significa como tener una baja en la bonificación de 3, 4 y hasta 5 puntos en las que hacemos al PAMI. Recuperar ese mercado de medicamentos es redefinir un modelo de farmacia. Una accesibilidad universal a todo tipo de medicamento sin ninguna interferencia. Devolver esos fármacos de alto costo a los mostradores es una forma de sostener un servicio que La farmacia Profesional Argentina se caracteriza en dar todos los días del año y en cualquier punto del país que se considere.

Esta estrategia de estas multinacionales buscando sacar esos medicamentos de alto costo de las farmacias -con una comercialización cuasi directa -coincide con su idea que tienen para con los medicamentos que están en la otra punta del arco comercial: los OTC o sea los de venta libre o sin receta. Cada vez más abiertamente, los intereses de la oscura y mucha veces criticada Cámara Argentina de Medicamentos de Venta Libre (CAPEMVeL) compuesta en su mayor proporción por los laboratorios Bayer, Boehringer Ingelheim y Glaxo , coinciden y buscan aumentar los canales de venta fuera de la farmacia; regando de medicamentos todo el país (el largo camino que la ley 26.567 transitó en Capital Federal es un ejemplo elocuente de esto). Entonces, la doble jugada de buscar restarle rentabilidad a la farmacia, ya no a través de las bonificaciones exageradas sino haciendo virtualmente desaparecer los medicamentos de los mostradores independientes.

Desaparecidos

En el país de las desapariciones, la palabra parece fuerte. Pero hay que decirlo con todas la letras. Están sacando los remedios de las farmacias. Una lista que encabezan los fármacos OTC; los medicamentos de venta a los hospitales, que ya no están en farmacias, los de alto costo, como ya dijimos; la tiras reactivas para medir la glucosa, que la mitad se venden por fuera de su hábitat natural; las insulinas, los radiopacos o medios de contrastes para estudios biomédicos. La lista es larga y deja a la vista la cantidad de grupos de medicamentos que se escaparon de la farmacia gracias a la estrategia ä dos puntas" de estos laboratorios.

No es descabellado pensar en recuperar la rentabilidad farmacéutica yendo detrás de este nicho, de esta fuga en masa que estos laboratorios fomentan descaradamente. En este complejo mercado de medicamentos que tiene el país, la intermediación es un mal que crece. Intermediación que actúa de peaje para que ganen unos pocos. Hay que pensar -de eso se trata -que estos laboratorios internacionales, dejan “de regalo” al PAMI 40 puntos en sus productos de complejidad y de alto costo, y no tienen "nada" para aportar a la farmacia argentina, al modelo sanitario de dispensación en las farmacias.

Quienes todos los días discutimos políticas del medicamentos admitimos que pecamos de ingenuos, reclamando al mismo árbol a la espera de que deje caer sus frutos. Porque no pensar en ir en busca de este otro cuantioso nicho. Sin descuidar el primero (atentos estamos a que algunos nos puedan acusar de bajar los reclamos por las bonificaciones, aclaramos a riesgos de ser repetitivos). Hay un árbol más grande, el de la prestación de toda la seguridad social, que no está pasando por la farmacia. Paradójico, los medicamentos están desapareciendo en las farmacias.
Insistimos.

Qué queda en la farmacia, nos preguntamos. Los genéricos, en poco volumen. Los de alto consumo, que son habituales. El resto está más afuera que adentro. El negocio, en la actualidad, se banca sacando el efectivo que estos dos grandes grupos dejan para solventar el pago a droguerías habituales en el plazo acordado que siempre difiere en casi un mes o más con el recobro de las prestaciones al PAMI y de otras obras sociales (pocas) que si se han quedado en la farmacia. Menos medicamentos, menos efectivo, menos tiempo para bancar ese tiempo de cobro de las prestaciones sumados al aumento de las coberturas que en definitiva, no hace más que estirar los baches a cubrir.

Si los laboratorios sigue esquivando las farmacias y sacando los remedios, no se va a poder sostener el consumo de la población. No por falta de voluntad, sino porque los grandes grupos estructuran cadenas de farmacias para imponer nuevas reglas de juego distintas a las actuales. Chile es el triste ejemplo, con multas y escándalo por suba indiscriminada de precios de medicamentos cautivos: confirmadas esta semana. Sin la farmacia profesional, la política sanitaria del país en cuanto a atención de medicamentos al público, queda en manos de las poderosos lobbies de farmacia que son ni más ni menos, fondos de inversiones internacionales. Unos pocos controlando todo el mercado. Casi apocalíptico. Casi de novelas oscuras de la ciencia ficción. La consolidación de una política de medicamentos en el orden nacional es imperiosa. Es el eje que cualquier farmacéutico debiera proponerse para afianzar su compromiso de cara a su sociedad. Determinando de una vez y para siempre el rol de los profesionales farmacéuticos en el mercado de la salud.

Final: Se ha dicho lo importante. Ahora abramos la puerta a lo urgente.

En esa hora, El Presidente de la COFA, el Pichi Aizcorbe, fue esbozando en el aire, esta obra de diagnóstico político. Una charla que bien podía darse en el fuego de dos tipos discutiendo y sintetizando apasionadamente los ejes que marcan a fuego en el corto plazo, la política farmacéutica. Un ejercicio de reflexión y línea de acción política que se le iba saliendo de los ojos al presidente de la COFA, quien hoy tiene una responsabilidad central representando la voz de miles de farmacéuticos. Ideal para una lectura más relajada de verano. Pensar en esas cosas que se escapan todos los días, cuando las urgencias de las farmacias se llevan todo nuestro tiempo.

Pensar las cuestiones de fondo, esas que no por casualidad están ocultas. La conversación giró, casi suavemente, a esas zonas oscuras. A la necesidad de informar a las autoridades nacionales de este esquema que huele a evasión y beneficia a los grandes capitales. La conclusión nos dejó un rato en silencio. Recordé una entrevista de Henry Brandon al todavía joven candidato J.F Kennedy, antes de hacerse con la presidencia de EE.UU. En ella enfatiza y discute con este periodista sobre las virtudes necesarias para ser un buen presidente: Un Kennedy con su mirada perdida en un extenso jardín le contesta después de un minuto y medio de pensarlo: "Creo que un presidente ha de tener, y así debemos esperarlo, carácter, buen juicio, energía, curiosidad intelectual, sentido de la historia y una gran visión de futuro. Hay otras muchas cualidades que serían ventajosas, pero yo diría -concluye J.F.K- que éstas son las esenciales para cualquier presidente que aspire al éxito en su mandato".


Farm. Néstor Caprov


FUENTE: MIRADA PROFESIONAL/ EDITOR

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Haga su comentario aquí. El mismo será publicado pero no podrá ser respondido

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.