lunes, 19 de septiembre de 2011

LOS PROGRAMAS DE INVESTIGACIÓN, A EXAMEN

Fuente: www.cincodias.com
Paloma G. Moreno - Madrid - 
El cáncer sigue siendo la gran asignatura pendiente de la investigación farmacéutica. Hoy por hoy, los tumores concentran la mayor parte de los proyectos de I+D de los laboratorios. Casi el 30% de los ensayos clínicos que se desarrollan actualmente en España se encuadran en el área oncológica, donde destacan los tumores de mama, pulmón y ovarios, según el último informe del proyecto Best, de la Plataforma Tecnológica Española de Medicamentos Innovadores.


Las enfermedades cardiovasculares, la diabetes mellitus, esquizofrenia, artritis reumatoide, depresión, esclerosis múltiple, el dolor crónico o las patologías infecciosas, como la hepatitis C y el sida, son otras de las afecciones que más preocupan al sector farmacéutico español. La industria invirtió el año pasado 1.034 millones de euros en investigación, pero el futuro se percibe con claroscuros.
En la investigación biotecnológica, el patrón es el mismo. Según datos de la Asociación Española de Bioempresas (Asebio), más del 40% de los proyectos se encuadran en el área oncológica, el 19% se centran en enfermedades neurodegenerativas, como el alzhéimer, seguidas de las dermatológicas, infecciones víricas y metabólicas, así como las patologías raras, donde esta industria es muy activa. Con apenas una decena de años de vida, las biotecnológicas han puesto en el mercado 12 medicamentos, entre otros, para el sarcoma de tejidos blandos y el cáncer de ovario (PharmaMar) y la esclerosis múltiple (Biogen Idec). Cuenta con productos en fase muy avanzada para la enfermedad de Chron (Cellerix) y el alzhéimer (Nipta).
Pero no es una fotografía fija y la actualidad se impone. Algunos laboratorios ya han comenzado a revisar sus programas de investigación para seguir adelante solo con los que sean realmente innovadores y los que menos dudas generen en la autoridades sanitarias a la hora de reconocer el valor añadido de las nuevas moléculas, según ha señalado Juan Álvarez, director médico de Pfizer. Solo en 2010, esta multinacional invirtió en I+D+i en España más de 60 millones. Sus áreas de investigación estratégicas son la oncología, el dolor, la inflamación, psicosis, diabetes, vacunas y los medicamentos biológicos. "España es un país más en el entorno europeo. Si perdemos competitividad frente a otros países, se dejará de invertir aquí", asegura Álvarez. Una pena, a juicio de Amelia Martín, responsable de la Plataforma de Medicamentos Innovadores, teniendo en cuenta "que España cuenta con buenos investigadores, ha agilizado los tiempos de aprobación y mejorado mucho la gestión clínica, en parte, gracias a las fundaciones biomédicas de los hospitales".
Para Pedro Berga, director de gestión de I+D de Almirall, la colaboración con otros laboratorios y universidades es una de las salidas para agilizar los desarrollos. Neogenius es solo un ejemplo de colaboración entre el sector público y privado que ayuda a impulsar la I+D. Este laboratorio, que recientemente ha solicitado a la Agencia Europea de Medicamentos el registro de un fármaco para el EPOC (aclicino), participa junto a Esteve, Palau Pharma, Proteomika y otros organismos en el desarrollo de fármacos para el dolor causado por la artrosis.
Esteve es uno de los laboratorios que además de apostar por la especialización en el tratamiento del dolor, cree en los proyectos conjuntos. Hivacat, una vacuna contra el sida, es uno de los proyectos estrella en los que trabaja junto con el Hospital Clínic de Barcelona e IrsiCaixa-Hospital German Trias i Puyol.
El Centro Pfizer-Universidad de Granada-Junta de Andalucía de Genómica e Investigación Oncológica (Genyo) es otra de las apuestas por la colaboración. En él se estudia la base genética del cáncer.

Las aportaciones de la biotecnología

La medicina le debe mucho a la investigación biotecnológica. Las vacunas, la insulina y los antibióticos han sido algunas de las aportaciones del uso de la biotecnología que han marcado un antes y un después en la investigación de medicamentos. En inmunización, la industria biotecnológica sigue investigando en nuevos desarrollos de vacunas atenuadas mediante modificación genética, vacunas genéricas o vacunas comestibles. Asimismo, las proteínas obtenidas a partir de células y organismos transgénicos han permitido avances en la insulina o la hormona del crecimiento para los niños. Tampoco se pueden dejar de lado los kits de diagnóstico basados en la detección de moléculas o genes, o la investigación con células madre, que ya permite reconstruir tejidos dañados.

Las cifras

1.034 millones de euros es la cantidad que invirtió la industria farmacéutica en I+D en 2010.
485 millones es el dinero desembolsado en 2009 por las empresas biotecnológicas asociadas a Asebio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Haga su comentario aquí. El mismo será publicado pero no podrá ser respondido

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.