jueves, 28 de mayo de 2015

HAY REMEDIOS PARA ABORTAR EN UN PAÍS QUE PROHIBE EL ABORTO. Por Marcelo Peretta



El Oxaprost® se usa para abortar, y no como antirreumático como indica su prospecto y aprueba el ANMAT. Esta ‘cajita’ de 16 o 20 comprimidos constituye un negocio de 312 millones anuales.

Contiene 50 o 75 mg de Diclofenac para los dolores, pero los 200 mcg de Misoprostol para abortar son la razón de su demanda y de su elevado precio: $1250 x 20 comprimidos.

La Organización Mundial de la Salud indica hasta 12 comprimidos de Misoprostol para interrumpir embarazos no deseados, “siempre que la legislación lo permita”, pero en nuestro país reina la clandestinidad. Hablamos de leyes sobre aborto pero no sobre sus remedios.



Por Internet crece un mercado negro que enseña a terminar embarazos y ofrece las pastillas para hacerlo, que produce 100 mil jóvenes desangradas en las guardias hospitalarias y miles de fallecidas cada año.

El Estado no resuelve el problema, pero gasta 15000 millones de pesos anuales para atender las consecuencias negativas de estas prácticas ilegales.

Este remedio aprobado para los dolores y la protección gástrica se vende para abortar, con o sin receta, y el laboratorio Beta factura sin preocuparle como se usa su producto y las devastadoras consecuencias que produce.

¿Por qué no se advierten los riesgos de los productos para abortar?, por ejemplo con una franja negra en su envase como se hace en EE.UU.

¿Cuántas víctimas hacen falta para hablar del tema sin hipocresía?

Hay remedios para el aborto, faltan políticas y soluciones.


Marcelo Peretta

Doctor en Farmacia y Bioquímica

Secretario general del Sindicato de Farmacéuticos y Bioquímicos  SAFYB

marceloperetta@hotmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Haga su comentario aquí. El mismo será publicado pero no podrá ser respondido

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.