jueves, 11 de septiembre de 2014

ÉBOLA: OMS APELA A UN DESARROLLO ARGENTINO

Fuente: pmfarma.com
Se trata de un suero usado para tratar la fiebre hemorrágica argentina, sobre la base de un método conocido en el mundo hace décadas.
La Organización Mundial de la Salud (OMS) evalúa usar un desarrollo realizado en la Argentina para tratar la fiebre hemorrágica argentina (FHA) o “mal de los rastrojos” como posible tratamiento para el ébola.
Se trata de una técnica para obtener suero hiperinmune en base al plasma de personas que sufrieron la FHA y se recuperaron. Fue desarrollada y certificada hace más de 30 años por el Instituto Nacional de Enfermedades Virales Humanas Julio Maiztegui de Pergamino.
Es un método de inmunización pasiva que se conoce desde hace más de 100 años, y que fue usado a lo largo del tiempo para tratar diversas enfermedades, pero la particularidad es que el desarrollo que se realizó en el país y que ahora pide la OMS, es el único publicado en el mundo como tratamiento de una fiebre hemorrágica, como lo es el mal de los rastrojos y también el ébola”, explicó al diario 'La Voz del Interior' el viceministro de Salud de la Nación, Jaime Lazovski.
El método no es un invento argentino, pero la única aplicación para una fiebre hemorrágica es una experiencia de Argentina, que demostró eficacia y sobre la que hubo mucha investigación clínica”, señaló.


Este suero concentra una elevada cantidad de anticuerpos contra la enfermedad y tiene efectividad terapéutica. Es decir, se usa para tratar la FHA, pero no para prevenirla.
Cuando surgió la enfermedad en la década de 1950, tenía una mortalidad del 30 por ciento. Con este tratamiento se la redujo al 1%.
El funcionario confirmó que expertos de la OMS, en la búsqueda de alternativas para contener el brote de ébola que sigue avanzando en África occidental, hallaron las publicaciones científicas argentinas en las que se describe la efectividad del suero hiperinmune desarrollado para tratar la FHA.
Según los últimos datos suministrados el martes por la OMS, el número de infectados por la epidemia de ébola en África Occidental ha alcanzado las 4.269 personas, de las cuales 2.288 han muerto.
Por eso se contactaron pocos días atrás a través de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), y se realizó una teleconferencia con el Instituto Maiztegui, donde se hizo el desarrollo”, indicó Lazovski.
El viceministro precisó que la OMS solicitó al laboratorio nacional los protocolos de preparación del suero hiperinmune y que se definió un mecanismo de colaboración.
Ellos van a trabajar en adaptar el protocolo a la posibilidad de implementarlo en África y van a mandar el protocolo adaptado de preparación del suero para la aprobación de los expertos del Maiztegui”, dijo.
No obstante, consideró que la aplicación para tratar el ébola no sería inmediata, ya que el plasma debe obtenerse de las personas que sufrieron la enfermedad varios meses después de que la superaron. Y además, indicó que la elaboración del suero es casi “artesanal”, ya que de cada persona se obtiene una unidad de suero.
No existe ningún tratamiento específico para la enfermedad. Sólo se busca estabilizar al paciente, evitar que se deshidrate y aliviar el dolor.
Sin embargo, la Administración de Drogas y Alimentos de EE.UU. (FDA) ha autorizado excepcionalmente el uso de drogas experimentales. Una de ellas se llama Zmapp, la cual se utilizó con éxito en dos pacientes estadounidenses infectados.
El Zmapp es un fármaco compuesto de tres anticuerpos monoclonales. La técnica por la que se obtienen los anticuerpos monoclonales también es argentina. Fue desarrollada por César Milstein, Premio Nobel de Química en 1984.
Zmapp fue realizado por la empresa Mapp Biopharmaceutical y está patentado. Para producirlo se necesita disponer de conocimientos biotecnológicos. Por ejemplo, la producción del fármaco se realiza en plantas transgénicas de tabaco.
En América del Sur hay tratamientos para enfermedades similares al ébola, como la FHA, de un costo más bajo pero que no se han probado”, comenta Pablo Goldschmidt, virólogo argentino que trabaja en el Hospital de París 15-20.
Y agrega: “Ya hay experimentos con monos infectados con ébola a los que se ha tratado con plasma de convalecientes y sobrevivieron. Y hay datos de algunos pacientes infectados en Guinea a los que se les aplicó el mismo tratamiento”.
Según Goldschmidt, como la obtención del suero de convalecientes no es patentable, no hay un lucro potencial, por lo que no le interesa a la industria farmacéutica. Por este motivo, el investigador celebró que la OMS haya consultado a los argentinos que trabajan con FHA.
Virus comparados
Viral. Como el ébola, la Fiebre Hemorrágica Argentina (FHA), también conocida como “mal de los rastrojos”, es una enfermedad viral y hemorrágica. Es causada por el virus Junín que es transmitido por el ratón maicero.
Transmisión. A diferencia del ébola, no se transmite de persona a persona.
Mortalidad. Si no se lo trata, la mortalidad de la FHA alcanza el 30%. El ébola tiene una mortalidad de hasta el 90%.
Tratamiento. El ébola no tiene tratamiento específico. La FHA se trata con el plasma de personas convalecientes. Su mortalidad se reduce al 1%. A su vez, para la FHA también existe una vacuna preventiva.
Brote. La FHA es endémica de la pampa húmeda argentina. El ébola sólo ha afectado a países de África.

Por Marcela Fernández y Lucas Viano/ La Voz

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Haga su comentario aquí. El mismo será publicado pero no podrá ser respondido

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.