miércoles, 11 de septiembre de 2013

E.E.U.U. :MEDICAMENTOS , COMPATIBLES CON LA LACTANCIA

Fuente: miradaprofesional
El informe, publicado en la revista Pediatrics y consultado con la Administración de Drogas y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés), describe unos cambios propuestos para las etiquetas de los fármacos.

Las nuevas etiquetas reemplazarían la sección actual de "Madres Lactantes" con un encabezado titulado "Lactancia", que ofrecería información mucho más detallada sobre la transferencia de un medicamento a la leche materna, y el potencial de daño para el bebé que la toma.

Los cambios propuestos forman parte de un esfuerzo de la FDA por obligar a los fabricantes de fármacos a estudiar la forma en que los medicamentos podrían afectar a la lactancia materna, y a comunicar mejor esa información a las mujeres y a sus médicos.

"Dado que sabemos que la lactancia materna conlleva beneficios tanto para el desarrollo como para la salud de la madre y del bebé, animamos a la investigación en esta área, de forma que los médicos puedan tomar decisiones informadas sobre la mejor forma de tratar a sus pacientes", comentó la autora del estudio, la doctora Hari Cheryl Sachs, pediatra y líder del equipo de salud pediátrica y materna del Centro de Evaluación e Investigación de Fármacos de la FDA.

La mayoría de etiquetas de medicamentos ahora presentan una afirmación general que advierte contra tomar casi cualquier medicamento durante el embarazo, algo que le resulta molesto aThomas Hale, director del Centro InfantRisk del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad Tecnológica de Texas, en Lubbock.

El informe remite a las mujeres y a los médicos a LactMed, una base de datos de información sobre la transferencia de los medicamentos a la leche materna, administrada por la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos.

LactMed contiene información sobre más de 450 fármacos, una fracción de los aproximadamente tres mil fármacos exclusivos disponibles. Esto se debe a que otros medicamentos no se han estudiado en las mujeres lactantes.

Hale apuntó que incluso cuando no se han hecho estudios específicos sobre la lactancia, los médicos pueden determinar con conocimiento de causa si un fármaco pasará a la leche materna y si hará daño al bebé, según el tamaño de la molécula y otras propiedades químicas del fármaco.

Los médicos también deben tomar en cuenta la duración del tratamiento, o sea los riesgos de la terapia a corto plazo frente a la de largo plazo, cuando realizan una determinación sobre el uso de un fármaco, señaló el informe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Haga su comentario aquí. El mismo será publicado pero no podrá ser respondido

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.