martes, 12 de marzo de 2013

PURISSIMUS, FIN DE UNA HISTORIA

 Fuente: pharmabiz.net
Los telegramas del personal del laboratorio Purissimus que se considera despedido ya están en curso.
En sintonía, el laboratorio que fuera símbolo de la producción y el desarrollo local en farma, está vacío y sin actividad bajo la única perspectiva de que el millonario edificio en el que supo funcionar, se transforme en dinero contante y sonante.

A estas horas ya quedó atrás la última propuesta seria de intentar resucitar el negocio. Se trató del grupo Microsules que al tomar nota del estado de las cosas, decidió dar diez pasos para atrás.
¿Cuál es la actual situación? La compañía mantiene un pasivo previsional, más deudas fiscales de $20 millones. A esto hay que sumarle los juicios que comienzan a activarse, más las deudas a proveedores que promedian otros $25 millones. Un total de $45 millones al momento. (u$s 8.8 millones).
A modo de ejemplo y para pintar el escenario: sólo a la empresa Securitas que prestaba servicios de seguridad le dejaron un rojo de $800 mil.
Pharmabiz entrevistó a un variado grupo de fuentes calificadas que conocen de cerca la operación.
Todas coinciden en que las deudas tanto a empleados como a proveedores se transformarán en “incobrables”, debido a que el emblemático y cotizado edificio de la calle Godoy Cruz y Seguí en Palermo, se encuentra a nombre de otra sociedad distinta a la de Purissimus.
A la billetera de la compañía no le queda casi nada. Sólo mantiene los certificados, las marcas y algo de maquinaria, -aunque la mayoría ya la malvendió-. En palabras simples: “le queda chaucha y palito”.
Los escraches del gremio de visitadores médicos realizados tanto en la propia compañía como en la mismísima vivienda de Laura Joyce Babinsky, una de las titulares de la firma, no hicieron mella.
Es así que el imperio de los hemoderivados que fuera fundado por Raúl Fernández y que ahora está muy delicado de salud encontró su fin en la Argentina.
A estas horas y según pudo saber Pharmabiz, existiría la intención de Julio Fraomeni, un hombre clave en el sector de prepagas, de adquirir el edificio que ronda los u$s 6 millones para hacer “otra Trinidad”.
Ver otros artículos sobre Purissimus. Los competidores. Venta a grupo Mega.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Haga su comentario aquí. El mismo será publicado pero no podrá ser respondido

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.