jueves, 10 de enero de 2013

FARMAINDUSTRIA RECHAZA QUE DOS MEDICAMENTOS DISTINTOS PUEDAN SER CONSIDERADOS EQUIVALENTES

Fuente: elglobal.net
La patronal de la industria farmacéutica considera que no hay ninguna base "legal ni científica" y que está en contra de directrices de la FDA
La SEOR y la AEU rechazan la medida de la comunidad andaluza por "economicista" y por restringir la libertad de prescripción del médico
"No existe ninguna evidencia científica que permita afirmar que dos medicamentos con principios activos diferentes, aunque compartan indicaciones terapéuticas, puedan ser equivalentes". Así de tajantes se han mostrado desde Farmaindustria a la hora de valorar el proyecto de equivalentes terapéuticos que está desarrollando Andalucía en el ámbito hospitalario (ver EG núm. 592).
Según fuentes de la patronal farmacéutica el hecho de que dos medicamentos distintos compartan indicación terapéutica "no quiere decir que puedan ser prescritos indistintamente a uno u otro paciente". Desde Farmaindustria se pone el acento en que la medicina moderna "no se basa en eso" sino en todo lo contrario. Actualmente se pretende elegir para cada paciente el medicamento que tiene indicado. "No hay nada más opuesto a una medicina moderna, de calidad y centrada en el paciente que la idea de equivalente terapéutico", explican.
Por ese motivo destacan el despropósito que supone reducir el amplio abanico terapéutico disponible a un único medicamento, el supuestamente equivalente, ya que cada producto se comporta de manera diferente en cada paciente en función de la patología de base, las enfermedades concomitantes y otros factores que alteran la farmacocinética y la farmacodinamia del medicamento. "Aunque en algunos casos el resultado terapéutico pueda ser similar, nunca sería equivalente", dicen.
Además, desde la patronal se quiere poner de manifiesto los sesgos en los que se puede estar incurriendo a la hora de las evaluaciones realizadas. La perspectiva del evaluador es importante, resaltan.
Pero la medida no es solo cuestionable desde el punto de vista científico. Para Farmaindustria es "dudoso que una Comisión de Farmacia de una comunidad autónoma pueda declarar que dos medicamentos sean equivalentes terapéuticos y que esto pueda tener efectos en la práctica clínica y en las condiciones del mercado farmacéutica". Según dicen estas fuentes, es algo que podría ir en contra de la Ley de Ordenación de Profesiones Sanitarias, la Ley de Garantías o la Ley de Cohesión, textos que cuando hablan de guías, se refieren a documentos que orientan la actividad profesional. Si en una guía se declara que dos medicamentos son equivalentes, y se modifica la capacidad del médico para prescribir el medicamento que se ha quedado fuera, se está "alterando el mercado farmacéutico". De ahí surgen otras dudas legales que tiene la patronal y que está analizando actualmente de cara a un posible recurso.
Fertilidad y cáncer de próstata
De momento, los trabajos de la Comisión de Farmacia Hospitalaria de Andalucía han dado como fruto dos informes de equivalencia. El primero de ellos sobre medicamentos para la estimulación ovárica en reproducción asistida y el segundo, que actualmente se encuentra en forma de borrador para análogos de la hormona liberadora de gonadotropina (LHRH) en cáncer de próstata. Precisamente este último ya está teniendo contestación por parte del colectivo médico tal y como publica Gaceta Médica.
José López Torrecilla, vicepresidente de la Sociedad Española de Oncología Radioterápica (SEOR) coincide con la posición de Farmaindustria. Según él "no hay ninguna evidencia científica que nos lleve a pensar que realmente existe una equivalencia biológica o terapéutica entre los diferentes análogos de la LHRH". Igualmente, Antonio Gómez, secretario general de la Asociación Española de Urología (AEU) critica que se atienda a "criterios economicistas" para estas evaluaciones y que se "restrinja la libertad de prescripción".
Por su parte, Miguel Ángel Calleja, jefe de Servicio de Farmacia Hospitalaria del Hospital Virgen de las Nieves, en Granada, ha explicado que "las medidas que se toman a nivel corporativo desde los servicios centrales del SAS están basadas en experiencias positivas que han contado con consenso de los clínicos". Cita como ejemplo el uso de eritropoyetina o la hormona de crecimiento en hospitales de Sevilla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Haga su comentario aquí. El mismo será publicado pero no podrá ser respondido

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.