miércoles, 4 de abril de 2012

ROCHE DESCARTA CARRERA DE BIOSIMILARES Y APUNTA A LA INNOVACIÓN

 Fuente: miradaprofesional.com
BUENOS AIRES: La farmacéutica reforzará su investigación en diez molécula personalizadas, y dejará de trabajar en fármacos de esa categoría, por las dudas sobre la seguridad que existen.
La farmacéutica Roche apuntará su estrategia de investigación de 2012 a la innovación, descartando ingresar en el mundo de los medicamentos biosimilares, por las dudas sobre la seguridad de estos fármacos. la compañía suiza prefiere apostar por el potencial que ofrecen las terapias personalizadas, en especial diez moléculas en estudio.


La compañía cuenta con un “pipeline” variado en el que se encuentran diez moléculas que podrían saltar al mercado entre 2012 y 1016. Una vez agotada la estrategia en cáncer, la compañía apunta a estos potenciales medicamentos. Cabe recordar que Merck, Pfizer o Novartis están detrás de los biosimilares de varios fármacos desarrollados por Roche.

Con esta apuesta, la firma suiza pretende consolidar su imagen de empresa comprometida con la innovación, la cual, en su caso, se sustenta en la colaboración entre sus áreas de biología molecular y diagnóstico, que se han convertido en una referencia a nivel mundial gracias a los progresos realizados en el ámbito de la personalización de las terapias.

Uno de los valedores de esta estrategia es Fermín Ruiz de Erenchun, responsable del grupo de trabajo en Biosimilares de Roche, que explicó la negativa a competir en este mercado al destacar la supuesta merma sobre la seguridad y la eficacia que podría acarrear su uso. Eso sí, Ruiz de Erenchun reconoció que la experiencia con estos productos en Europa está siendo positiva. A pesar de eso, este responsable de la farmacéutica suiza manifestó que "la posibilidad de recibir alertas de seguridad para los fármacos biológicos es dos veces superior a la que presentan las moléculas simples", y esto solo se puede suplir con "un control muy estricto de los procesos".

Por este motivo, Roche considera que se debería establecer la obligatoriedad de realizar ensayos clínicos con los biosimilares, ya que esta "sería la única forma de garantizar su eficacia y su seguridad".
Esta necesidad de demostrar tendría un impacto alto en el coste de desarrollo de estos fármacos, el cual ascendería a entre 100 y 150 millones de euros (frente a los 1.000 millones de euros establecidos en el caso de los innovadores), según el responsable de la firma suiza.

En esta misma línea, Ruiz de Erenchun quiso poner el énfasis en el hecho de que los biosimilares no son como los genéricos, que guardan un grado máximo de similitud con sus innovadores. La complejidad que caracteriza a las moléculas biológicas hace imposible la copia exacta, lo cual obligaría a las autoridades a cambiar la legislación sobre prescripción dado que "no se podría dejar la decisión en manos del farmacéutico", afirmó al hacer referencia a las directrices publicadas por la EMA en su web.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Haga su comentario aquí. El mismo será publicado pero no podrá ser respondido

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.