lunes, 15 de agosto de 2011

LOS CHICOS, VULNERABLES ANTE LOS MEDICAMENTOS FALSOS

 Fuente: medicamentosseguros.com
Si bien un porcentaje no menor de la falsificación de medicamentos se concentra en los llamados medicamentos de “estilo de vida”, como los que se emplean para el tratamiento de la disfunción eréctil o con el objetivo de bajar de peso, “también incluye a las medicinas que se usa en el tratamiento de los niños, como los falsos medicamentos inhalables para el asma, las medicinas para tratar los pacientes pediátricos con fibrosis quística, al igual que a los pacientes con cáncer o con otras enfermedades crónicas”, advirtió The Partnership for Safe Medicines (www.safemedicines.org).
En su reciente informe “A Risky Proposition. How Opening the U.S to Foreign Medicines Will Put American Children at Heightened Risk”, esa organización no gubernamental listó los más recientes eventos en los que chicos de todo el mundo se vieron afectados por medicamentos falsos, para señalar el riesgo que esos representan en los más pequeños. Así, en 2009, 84 niños menores de 7 años murieron en Nigeria tras utilizar productos odontológicos que contenían anticongelante para autos en vez de endulzante.
Ese mismo anticongelante ya había causado la muerte de 89 chicos en 1995, ya que había sido introducido en la formulación de un medicamento para la tos ilegítimo. Más recientemente, el 13 de julio de 2011, fueron arrestados en Londres importadores que habían introducido en el mercado de Inglaterra medicamentos inhalables de uso pediátrico para asma que eran falsos.
“Mientras que los medicamentos falsos representan un peligro para los consumidores de todas las edades, es un asunto especialmente importante en los niños -advierte el informe-. Primero, los niños no toman sus propias decisiones en relación con el cuidado de la salud, y deben descansar en la de sus padres o de otros adultos que les proveen la medicación. Por ello son altamente vulnerables a los riesgo que presenta el suministro de cualquier medicamento que no reúne condiciones de seguridad.”
Por otro lado, continúa el informe, “la dosis segura de un medicamento para un niño es a veces más alta o mucho más baja que para un adulto, debido a la forma en que el cuerpo de los niños metaboliza la medicación. Por lo tanto, los riesgos para la salud de los niños que presentan los medicamentos falsos o adulterados son más altos que para un adulto que toma esas mismas medicinas”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Haga su comentario aquí. El mismo será publicado pero no podrá ser respondido

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.